Menem absuelto en juicio por atentado contra mutual judía

El expresidente argentino Carlos Menem fue absuelto el jueves en el juicio por el entorpecimiento de la investigación del mayor ataque terrorista cometido en suelo argentino contra un centro judío de...

El expresidente argentino Carlos Menem fue absuelto el jueves en el juicio por el entorpecimiento de la investigación del mayor ataque terrorista cometido en suelo argentino contra un centro judío de Buenos Aires en 1994.

El exmandatario (1989-1999) y actual senador opositor de 88 años era juzgado desde agosto de 2015 como sospechoso de haber desviado la llamada "pista siria" en el ataque terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que dejó 85 víctimas y más de 300 heridos.

La fiscalía había solicitado cuatro años de cárcel para Menem mientras que Memoria Activa, la agrupación que reúne a familiares y allegados de las víctimas, había pedido seis.

En el mismo juicio fue condenado a seis años de prisión el exjuez federal Juan José Galeano, que tuvo a su cargo la investigación desde un comienzo hasta 2003, por los delitos de peculado y prevaricato mientras que los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia recibieron una pena de dos años de prisión por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Al mismo tiempo el exjefe de inteligencia Hugo Anzorreguy fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión por peculado y encubrimiento.

Por el ataque a la AMIA el 18 de julio de 1994 no hay ningún condenado ni detenido. La justicia argentina considera que el gobierno de Irán fue el ideólogo y que el grupo terrorista Hezbolá fue el autor material. Están vigentes alertas roja de Interpol para la detención de varios exfuncionarios y exdiplomáticos que ese país se niega a entregar.

Sin embargo, la investigación estuvo plagada de irregularidades, tal como lo determinó un tribunal que en 2004 absolvió a una veintena de personas señaladas como parte de la “conexión local” que participó en el atentado, declaró nulos diversos actos del proceso judicial y pidió investigar la responsabilidad que tuvieron los miembros de la justicia y el gobierno en las maniobras de encubrimiento.

El exmandatario estaba acusado de intervenir en la causa judicial para que no se investigue al empresario de origen sirio Alberto Kanoore Edul, amigo de la familia Menem.

“En estos tres años no hubo un solo elemento que pudiera justificar un acto ilícito por parte del expresidente”, dijo a periodistas el abogado de Menem, Omar Daer, tras conocerse la sentencia. “Se siente aliviado”, detalló el letrado.

Menem se retiró de los tribunales sin hacer declaraciones. Más temprano, había declinado hacer uso de su derecho de pronunciarse ante los tres jueces del tribunal antes de la lectura de la sentencia.

“Es más que claro, y las pruebas lo demuestran, que el gobierno de Menem sabía que el atentado ocurriría y no hizo absolutamente nada para evitarlo y mucho menos para que se esclareciera”, afirmó la organización Memoria Activa, que nuclea a familiares de las víctimas. “Es y será uno de los principales responsables de la impunidad en la causa AMIA”.

Los querellantes anunciaron que apelarán la condena, cuyos fundamentos se darán a conocer el 3 de mayo.

De los 13 juzgados por encubrimiento, la mayor condena recayó sobre Galeano, quien fue destituido en 2005 en un juicio político por mal desempeño luego de comprobarse que había participado en una maniobra para el pago de 400.000 dólares a un vendedor de partes de automóviles acusado de haber suministrado la camioneta cargada con explosivos que estalló frente al centro judío.

Carlos Telleldín aceptó el dinero, proveniente de fondos de la secretaría de inteligencia a cargo de Anzorreguy, para inculpar a cuatro policías de la provincia de Buenos Aires como parte de la “conexión local” que llevó a cabo el ataque.

Telleldín, también juzgado en el juicio que concluyó este jueves, fue condenado a tres años y seis meses de prisión por peculado.

Por esta maniobra resultó absuelto un exlíder de la comunidad judía, Rubén Beraja.

“Nunca existieron pruebas para mantener la acusación, que obedeció a la estrategia de querer convertir, a través de su persona y en su carácter de dirigente institucional, a las víctimas en victimarios”, dijo AMIA en un comunicado.

El resto de los acusados, entre ellos exagentes de inteligencia, un exjefe policial y un abogado, fueron absueltos o recibieron penas no mayores a los tres años de prisión.