Hallan fosa común en territorio de extremistas en Siria

Fuerzas opositoras sirias que combaten al Estado Islámico con el respaldo de Estados Unidos liberaron a 24 de sus milicianos en poder de los extremistas y descubrieron una tumba colectiva cerca del...

Fuerzas opositoras sirias que combaten al Estado Islámico con el respaldo de Estados Unidos liberaron a 24 de sus milicianos en poder de los extremistas y descubrieron una tumba colectiva cerca del último territorio en poder del grupo, dijo un portavoz el jueves.

Adnan Afrin, de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), dijo que la tumba descubierta hace unos pocos días en las afueras de la aldea de Baghouz contiene los restos de mujeres y hombres, y agregó que el número de cadáveres y sus identidades no estaban claros aún. Un video publicado por la estación televisiva curda Furat FM TV el miércoles mostró varios cuerpos sacados de un foso.

Las FDS, lideradas por los kurdos, han estado trabadas en un enfrentamiento con unos pocos centenares de milicianos del Estado Islámico atrincherados en Baghouz con civiles. Los milicianos están sitiados en un pequeño pedazo de tierra junto al río Éufrates con pocos alimentos y medicinas pero se niegan a rendirse.

Miles de civiles, muchos de ellos mujeres y niños, han salido del área en las últimas semanas. Su presencia entre los combatientes del Estado Islámico ha demorado una ofensiva final por parte de las FDS para sacar a los islamistas de su último reducto en Siria.

Afrin dijo que sus fuerzas consiguieron liberar a 24 combatientes de las FDS que estaban en poder del Estado Islámico cuando sacaban a civiles del área en los últimos días.

Centenares, quizás miles más de personas seguían en Baghouz, el último enclave del autoproclamado califato del Estado Islámico que una vez cubrió grandes secciones de Siria e Irak.

Se trata de milicianos del grupo extremista conocido también por las siglas ISIS y sus familiares y otros civiles que están entre los más fervientes partidarios del grupo, muchos de los cuales viajaron a Siria de otras partes del mundo.

Recapturar Baghouz marcaría el fin del control territorial de los extremistas, pero pocos creen que esto ponga fin a la amenaza representada por una organización que aún realiza e inspira ataques en Siria e Irak y que tiene filiales en Egipto, el occidente de África y otras partes.