May dice que Brexit sigue en curso; más probable un retraso

La primera ministra británica, Theresa May, insistió el miércoles en que Gran Bretaña abandonará la Unión Europea en marzo, como está previsto, en medio de indicios de que su promesa de dar al...

La primera ministra británica, Theresa May, insistió el miércoles en que Gran Bretaña abandonará la Unión Europea en marzo, como está previsto, en medio de indicios de que su promesa de dar al Parlamento una votación sobre el aplazamiento del Brexit está ganando apoyo para su impopular acuerdo de divorcio con la UE.

May prometió presionar desde su propio gobierno y dio al Parlamento la posibilidad de votar sobre el aplazamiento de la salida, prevista para el 29 de marzo, si los legisladores no aprueban su acuerdo de divorcio del bloque.

May enfatizó que en lo personal se opone a aplazar la salida y dijo que "el Reino Unido sigue en camino para salir de la Unión Europea con un acuerdo" si los parlamentarios "se mantienen firmes". May escribió en una columna en el diario Daily Mail que las conversaciones con la UE para obtener cambios en el acuerdo de divorcio a fin de que sea más aceptable para el Parlamento "empiezan a fructificar".

La Cámara de los Comunes rechazó el acuerdo de May con la UE el mes pasado, debido en gran medida a una cláusula para garantizar una frontera abierta entre Irlanda del Norte _que forma parte del Reino Unido_ e Irlanda, miembro de la UE, y envió a la primera ministra de regreso a Bruselas para conseguir cambios.

La UE se mantiene inflexible en que no puede haber cambios al acuerdo vinculante, aunque los negociadores del bloque mantienen conversaciones con el procurador general británico acerca de posibles ajustes o agregados.

El martes, May dio al Parlamento un mayor poder de decisión sobre el Brexit para prevenir una rebelión de los miembros europeístas de su gobierno, que amenazaron con renunciar y votar junto con la oposición para descartar un divorcio "sin acuerdo".

May dijo que el Parlamento volverá a votar el 12 de marzo. Si se rechaza el acuerdo, los legisladores votarán sobre si el Reino Unidos dejará la UE sin acuerdo o si aplaza el Brexit por tres meses.

La decisión enfureció a los partidarios del Brexit, quienes temen que cualquier acuerdo sea un paso hacia no consumar la salida. En cambio, fue aplaudida por los europeístas, quienes intentarán imponer más condiciones a la estrategia negociadora del gobierno.

El sector empresarial también recibió con alivio la perspectiva de una demora. Advirtió que una salida sin acuerdo trastornaría el comercio entre el Reino Unido y la UE, su principal socio comercial.

La líder de una de las organizaciones empresariales más grandes de Gran Bretaña dijo que la decisión de May de permitir que los legisladores demoren la salida del país de la Unión Europea ofrece una "opción de cordura".

Según Carolyn Fairbairn, presidenta de la Confederación de la Industria Británica, ni las empresas ni el gobierno están preparados para salir de la UE y hacerlo sin un acuerdo sería "una bola de demolición contra nuestra economía", dijo a la BBC.

Por su parte, el secretario del Brexit, Stephen Barclay, rechazó la posibilidad de retirar de la mesa la opción de un Brexit sin acuerdo. "Será el Parlamento quien decida", declaró a la BBC.

El encargado de negociar el Brexit para la UE, Michel Barnier, dijo el miércoles que debe quedar claro que extender las negociaciones no solamente prolongará la parálisis que enfrentan ambas partes. Políticos comunitarios coinciden en que Londres debe tener una buena justificación para buscar una pausa.

___

Los periodistas de The Associated Press Sylvie Corbet en París, Geir Moulson en Berlín y Danica Kirka en Londres contribuyeron para este despacho.