Imperioli y Chase recuerdan origen de “The Sopranos”

En 1997 el joven actor Michael Imperioli tuvo que decidir entre dos ofertas de trabajo: un piloto para una serie de televisión por cable o un pequeño papel en una película de Woody Allen.El guion...

En 1997 el joven actor Michael Imperioli tuvo que decidir entre dos ofertas de trabajo: un piloto para una serie de televisión por cable o un pequeño papel en una película de Woody Allen.

El guion para el programa de televisión no le parecía especial al principio. "No me encantó el piloto”, admitió. Además había sido admirador de Allen por mucho tiempo y le ofrecieron un papel en la película "Celebrity".

Imperioli no podría hacer ambos y se inclinaba hacia la película. "Ese habría sido el error más absurdo de mi vida”, dice ahora risueño.

La razón es sencilla: El programa de televisión era “The Sopranos" que celebra este año el 20 aniversario de su estreno en HBO. El programa ganó 21 premios Emmy en sus seis temporadas y se convirtió en la primera serie de cable en ganar el Emmy a la mejor serie de drama. También le valió a Imperioli un Emmy por actuación en 2004.

Más que premios, el programa sobre unos gánsteres de rango medio en Nueva Jersey, demostró que el público puede manejar antihéroes con una moral compleja, abriendo el camino para programas como "Breaking Bad" y "Mad Men", además de marcar el comienzo de la época en la que la televisión empezó a despuntar frente al cine.

El creador, productor ejecutivo y guionista David Chase dijo que todo lo que quería hacer era crear un programa que él y sus amigos quisieran ver. Se había llenado de frustración dentro de los estrictos confines de la televisión abierta por años con programas como "The Rockford Files" y "Northern Exposure".

“Debo admitir que mucho de lo que me pasó en 'The Sopranos' fuer con enojo. Estaba enojado por todos mis años en la televisión abierta. Soy uno de los afortunados, trabajé para gente realmente talentosa y con gente realmente talentosa”, dijo Chase.

Recordó que un alto ejecutivo en NBC había abogado por una “programación menos ofensiva”, pero a Chase le molesta esa noción: “lleva a una mezcla bastante insípida”.

"The Sopranos" era todo menos eso. Seguía la historia de un jefe de la mafia deprimido, Tony Soprano, que trataba de encontrar el equilibrio entre sus negocios ilegales y mantener a su familia.

En la serie había violencia brutal, infidelidad, pasta, deshonra, pero también lealtad. El fallecido James Gandolfini interpretaba a Tony con partes iguales de fiereza y ternura.

“Interactuar con él era hacer un pacto con el diablo, estabas éticamente comprometido y de alguna manera quería mostrar lo fácil que eso ocurre, lo que significa realmente. Al mismo tiempo no quería hacer una historia moral”, dijo Chase.

“Supongo que lo más importante que estaba tratando de presentar era un universo bastante frio. Es un universo muy frio, pero tenemos esta cosa llamada amor que podemos usar en su contra. Es la única arma que tenemos y eso era algo en lo que pensaba mucho”.

Chase quería hacer escenas más largas si se necesitaba o más cortas, y permitir que las historias se desarrollaran más lentamente que en un programa de televisión abierta. Al principio sólo quería hacer una minipelícula cada semana, lo tuvieron que convencer de prolongar las historias de los personajes (le daba miedo hacer algo como “Dallas”). HBO, dijo, nunca trató de entrometerse.

Con su exitoso programa Chase demostró que el público es más inteligente de lo que pensaban los mandamás de los canales tradicionales. Los fans sintonizaban para ver personas complicadas en situaciones desastrosas.

"Eso era muy importante: No hablar de forma condescendiente con la gente. Cortas muchas cosas si lo haces de otra manera. Hay tanta riqueza en la vida y excluir partes es una locura si estás creando algo”.

Imperioli, quien dejó de tener dudas en cuanto vio el piloto del programa, dio crédito a Chase por dar una calidad cinematográfica a la televisión. Mientras que su elenco impresionante, incluyendo a Edie Falco, Annabella Sciorra y Lorraine Bracco, lo realzaba aún más.

“Todo lo que la gente adoraba sobre las películas de gánsteres y ‘El padrino’ y 'Goodfellas' y todas esas cosas, de pronto estaba en nuestra sala cada semana, en un estilo de novela, serializado”, dijo Imperioli. "Eso fue realmente innovador”.

Antes de que llegara a su final hace 12 años, "The Sopranos" dejó algo que todavía se sigue debatiendo, un final con un corte a negros que dejó todo abierto a la imaginación.

Incluso el elenco estaba dividido. Imperioli y Gandolfini se unieron con varios integrantes del elenco en una fiesta para verlo en Miami. “Todos estaban bastante impactados, nadie esperaba que fuera tan abrupto, creo, tan ambiguo”, dijo Imperioli. "La sala estaba dividida entre aquellos a quien les gustó y a los que no”.

Los fans no tendrán que extrañar más la serie pues Chase tiene planeada una película que servirá como precuela para el 2020 titulada "The Many Saints of Newark".

Chase y el veterano de los "Sopranos" Lawrence Konner escribieron el guion y se desarrollará en la década de 1960 durante los disturbios de Newark, Nueva Jersey, que Chase presenció.

Al desarrollar la película, Chase volvió a acercarse a las canciones y elementos más destacados de la cultura de la época, también tuvo que ver viejos episodios de “The Sopranos” para asegurarse que el desarrollo de la historia coincidiera. ¿Habrá chistes para los admiradores? “Espero que sí”, respondió Chase.

Chase admitió que siente nervios sobre la reacción a la película: “Creo que siempre hay presión tras algo y 'The Sopranos' fue tal éxito, una explosión tras grande, que ¿cómo haces eso dos veces?”.

___

Mark Kennedy está en Twitter como http://twitter.com/KennedyTwits