Una mina terrestre del grupo extremista Estado Islámico estalló el domingo al paso de una camioneta con trabajadores y mató a 24 personas, dijo la agencia de noticias estatal siria.

El incidente registrado cerca de la ciudad de Salamiyeh, en el centro del país, estuvo ocasionado por los explosivos que dejó atrás la milicia radical cuando controlaba la zona, explicó SANA. Otras siete personas murieron antes este mes a consecuencia de otro dispositivo en una zona próxima.

El grupo EI ha sido expulsado de casi todo el territorio que llegó a controlar en su día en Siria y en la vecina Irak, pero los extremistas dejaron tras de sí un incontable reguero de bombas y trampas explosivas, y todavía hay grandes zonas que tienen que ser revisadas.