Un avión de carga Boeing 767 que se dirigía a Houston con tres personas a bordo quedó destrozado luego de estrellarse el sábado en una bahía al este de la ciudad, informaron las autoridades.

La aeronave había despegado de Miami y se desplomó en Trinity Bay, justo al norte de Galveston Bay y el Golfo de México.

Testigos señalaron a personal de emergencia que el avión bimotor “se fue nariz por delante”, dejando un trayecto de tres cuartos de milla de restos de la aeronave en Trinity Bay, indicó Brian Hawthorne, jefe policial del condado Chambers.

“Es probablemente un accidente del que nadie sobreviviría”, afirmó, al referirse al lugar del accidente como una “devastación total”.

El avión de carga se desplomó poco antes de las 12:45 de la tarde, cayendo vertiginosamente de una altura de 1.989 a 922 metros (6.525 a 3.025 pies) en 30 segundos, de acuerdo con datos de rastreo de FlightAware.com.

El vuelo era operado para Amazon por Atlas Air, según un comunicado de la aerolínea.

"Nuestra principal prioridad en este momento es brindar ayuda a quienes resultaron afectados y nos aseguraremos de hacer todo lo posible para apoyarlos ahora y en los días y semanas venideros", declaró Atlas Air en el documento.

Los testigos dijeron que el sonido de los motores del avión se intensificó y la nave dio un giro brusco antes de caer de nariz, agregó Hawthorne.

"Enviamos nuestras condolencias y plegarias a la tripulación del vuelo, a sus familiares y amigos, así como a todo el equipo de Atlas Air ante esta terrible tragedia. Agradecemos al personal de emergencias que urgentemente se movilizó para ofrecer respaldo", dijo Dave Clark, vicepresidente senior de Operaciones a Nivel Mundial para Amazon.

Las tomas aéreas mostraban a personal de emergencia caminando a lo largo del litoral de un pantano con restos de la aeronave que se extendían hasta el agua.

Hawthorne reveló al diario Houston Chronicle el sábado por la noche que la policía había encontrado restos humanos en el lugar del accidente.

Los investigadores también recuperaron partes del avión, añadió.

“Hay de todo, desde cajas de cartón hasta ropa de mujer y sábanas”, dijo el jefe policial, quien detalló al periódico que la pieza más grande del Boeing 767 que ha sido recuperada por la policía es de 15,20 metros (50 pies) de largo.

Hawthorne explicó que la recuperación de partes del avión y su caja negra con registros de la información de vuelo será difícil en el lodoso pantano que llega a tener hasta 1,50 metros (cinco pies) de profundidad. Se requieren aerobotes para recorrer la zona.

Una alerta de la FAA fue emitida después de que oficiales perdieron contacto por radar y radio con el Vuelo 3591 de cuando se hallaba a unos 48 kilómetros (30 millas) al sureste del Aeropuerto Intercontinental George Bush, en Houston, detalló Lynn Lunsford, de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés).

Los controladores de tráfico aéreo en Houston trataron al menos dos veces de contactar a la tripulación, pero no hubo respuesta.

Después de perder el contacto, los controladores preguntaron a un piloto de United Airlines si había detectado un "contacto con tierra" _en alusión a un accidente_ a su derecha o debajo de ellos, de acuerdo con las grabaciones de la conversación.

"Negativo", respondió.

La Guardia Costera envió varios botes y al menos un helicóptero para ayudar en la búsqueda de sobrevivientes. Un equipo de buzos del Departamento de Seguridad Pública de Texas será asignado a las tareas de búsqueda de la caja negra, añadió Hawthorne.

Los investigadores de la FAA se dirigen al lugar del accidente, al igual que autoridades de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés)., que será quien dirija las pesquisas.