Una nave espacial japonesa hizo contacto exitosamente el viernes con un asteroide para recolectar material que podría proporcionar pistas sobre el origen del sistema solar y de la vida en la Tierra.

Los trabajadores del centro de control de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) aplaudieron luego de que una señal enviada desde el espacio indicó que la nave espacial Hayabusa2 había hecho contacto físico con el cuerpo espacial.

Hayabusa2 fue programada para extender un tubo y disparar un proyectil esférico mientras flota sobre el asteroide para sacar material de abajo de su superficie. Si la operación tiene éxito, la nave recolectará muestras que al final serán enviadas de vuelta a la Tierra. Se tienen programadas tres de estas maniobras.

JAXA ha comparado los intentos con tratar de hacer contacto con un montículo de béisbol desde la ubicación operativa de la nave, a 20 kilómetros (12 millas) de altura sobre el asteroide.

El ministro de Educación de Japón, Masahiko Shibayama, dijo que la agencia espacial concluyó, a partir de los datos después del primer contacto, que los pasos para recolectar las muestras fueron ejecutados de manera exitosa.

El asteroide Ryugu, que recibe su nombre de un palacio submarino de un cuento popular japonés, tiene unos 900 metros (3.000 pies) de diámetro y está a 280 millones de kilómetros (170 millones de millas) de la Tierra.