India: corte ordena fin de violencia contra cachemires

La corte suprema de India les ordenó el viernes a las autoridades de los estados que frenen las amenazas, agresiones y boicots sociales a miles de estudiantes, comerciantes y profesionales cachemires...

La corte suprema de India les ordenó el viernes a las autoridades de los estados que frenen las amenazas, agresiones y boicots sociales a miles de estudiantes, comerciantes y profesionales cachemires en aparente represalia por la muerte de 40 soldados para militares en un ataque suicida en la parte india de Cachemira la semana pasada.

La corte emitió su fallo por un pedido de los abogados Colin Gansalves y Tariq Adeeb que dijo que estudiantes cachemires tuvieron que encerrarse en varias ciudades y pueblos para escapar de la violencia de turbas luego del ataque suicida del 14 de febrero.

Junaid Hussain, que se graduará de tecnología de la información en unos pocos meses, dijo que fue hostigado por turbas de hindúes que le dijeron que regresase a Cachemira de Dehradun, la capital del estado norteño de Uttarakhand, donde estudia.

"Dejé mi hogar para lograr algo. No quiero ver mi carrera destruida. Quiero que la situación sea normal para poder continuar mis estudios”, dijo en las afueras de Srinagar, la principal ciudad en la disputada región.

El ataque en el Valle Kashmir, de mayoría musulmana, ha elevado las tensiones en otras partes de India, de mayoría hindú, donde los cachemires en muchas ciudades enfrentan reacciones violentas, incluyendo ataques contra estudiantes, suspensiones de empleos y desalojo de apartamentos alquilados.

El viernes el ministro del Interior de India Rajnath Singh prometió dar pasos para garantizar la seguridad de los cachemires.

La autónoma Comisión Nacional de Derechos Humanos solicitó reportes de los estados aquejados sobre el maltrato a cachemires. “Esa violencia por la gente contra sus compatriotas no puede ser aceptada en una sociedad civilizada”.

Yasin Khan, un empresario cachemir y el líder de un gremio, dijeron que al menos 600 estudiantes y más de 100 empresarios han regresado a sus lugares natales en Cachemira de diversas partes del país luego de los ataques por grupos mayormente hindúes.