Esta semana se efectuarán dos conciertos contrapuestos en la frontera de Venezuela y Colombia, uno organizado por el multimillonario Richard Branson a beneficio de los venezolanos que padecen una crisis humanitaria y el otro por órdenes del presidente Nicolás Maduro.

Maduro rechaza que exista esa crisis en Venezuela, y ha impedido el ingreso de alimentos y medicinas enviados por Estados Unidos que están almacenados en la frontera colombiana, con el argumento de que esa asistencia coordinada por el dirigente opositor Juan Guaidó forma parte de un “golpe de Estado” orquestado por Washington.

Branson dijo el lunes a The Associated Press en una entrevista que el concierto que él está organizando salvará vidas al recaudar dinero para “ayuda médica que tanto se necesita” y de otra especie para Venezuela. Minutos después, el gobierno de Maduro anunció su concierto “masivo” del viernes al sábado en el lado venezolano.

A continuación presentamos algunos detalles de ambos espectáculos:

CONCIERTO EN VIVO HUMANITARIO PARA VENEZUELA

Aunque apoya al autoproclamado presidente encargado Guaidó, el empresario británico dijo a la AP que ningún gobierno está financiando su concierto y que los artistas acudirán gratis. El acaudalado aventurero y fundador del Virgin Group señaló que pretende recaudar 100 millones de dólares en donaciones de espectadores de todo el mundo que verán el concierto en vivo por internet.

El propósito del espectáculo e incluso el nombre —Venezuela Aid Live— suscitaron de inmediato comparaciones con el concierto Live Aid organizado por el rockero irlandés Bob Geldof en 1985, con el que recaudó fondos contra la hambruna en Etiopía. El de Branson tendrá lugar en Cúcuta, ciudad fronteriza colombiana de unos 700.000 habitantes, la cual ha recibido a cientos de miles de venezolanos que huyeron de la hiperinflación y la escasez generalizada de alimentos y medicinas en su patria.

“Tristemente, Venezuela no se ha convertido en la utopía que el gobierno actual de Venezuela o el anterior esperaban, y eso ha resultado en que muchas personas literalmente se están muriendo por falta de atención médica”, comentó Branson en una entrevista telefónica desde Necker, su isla privada en las Islas Vírgenes Británicas. “Creo que llamará la atención hacia el problema a nivel mundial”.

LA BATALLA DE LAS BANDAS MUSICALES

Branson dijo que se prevé la asistencia de unas 300.000 personas al concierto del viernes, que será gratuito a fin de que los venezolanos pobres puedan presenciarlo. La cartelera incluye a la banda mexicana Maná, al cantautor español Alejandro Sanz y al artista dominicano Juan Luis Guerra. Los organizadores confirmaron el martes que, a pesar de los reportes, Manu Chao no estará presente, y Branson dijo que Peter Gabriel no puede asistir.

El empresario expresó su confianza en que las fuerzas armadas de Venezuela, que se han mantenido leales a Maduro, permitan el paso de la asistencia estadounidense por el Puente Las Tienditas, que une a ambos países.

“Queremos que sea un evento alegre”, comentó Branson en su primera entrevista desde que anunció el concierto en un video publicado en internet la semana pasada. “Y esperamos que la razón prevalezca y que los militares permitan que se abra el puente para que los tan necesitados suministros puedan ingresar” al territorio venezolano.

“MANOS FUERA DE VENEZUELA”

El gobierno de Maduro efectuará su concierto “Manos fuera de Venezuela” el viernes y el sábado en su lado de la frontera con Colombia. Aunque no ha presentado al elenco, el mandatario anunció la importación de 300 toneladas de asistencia de Rusia y prometió enviar 20.000 cajas de alimentos subsidiados por Caracas a los pobres de Cúcuta, donde hay toneladas de asistencia estadounidense para los venezolanos.

El concierto que se prolongará al sábado coincide con la fecha que Guaidó convocó para que decenas de miles de venezolanos transporten en “caravanas” la asistencia desde Colombia a Venezuela.

Guaidó, que consideró “cínicos” los planes del gobierno, dijo que el concierto no cambiará los planes de la oposición de llevar la asistencia. “Si la ayuda no entra el 23, entrará el 24, o si no, el 25” de febrero, apuntó.

LUCHA POR EL PODER ENTRE DOS PRESIDENTES

Los anuncios rivales de asistencia y conciertos forman parte de un tenso forcejeo entre Maduro y la oposición para romper un estancamiento de casi un mes en las negociaciones sobre el poder en Venezuela. Guaidó se declaró presidente encargado del país el 23 de enero y fue apoyado por Estados Unidos y una docena de otros países, para los que la reelección de Maduro fue fraudulenta debido a que se inhabilitó a candidatos opositores.

Maduro se sostiene con el respaldo de las fuerzas armadas y se apoya en aliados poderosos como Rusia en un conflicto que cada vez adquiere más un cariz al estilo de la Guerra Fría. Mientras tanto, Guaidó cuenta con el respaldo de un amplio sector de la comunidad internacional y de poderosos aliados culturales, como Branson.