El gobierno de Trump planea cancelar 929 millones en fondos federales destinados al atribulado proyecto del tren de alta velocidad de California, y quiere que el estado devuelva 2.500 millones de dólares que ya ha gastado, anunció el martes el Departamento de Transporte.

El presidente Donald Trump había amenazado con recuperar 3.500 millones de dólares que el gobierno federal entregó a California para la construcción del tren de alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco.

El gobernador Gavin Newsom prometió luchar por el dinero y dijo que la medida del gobierno federal fue en respuesta a que California volvió a demandar al gobierno, en esta ocasión por la declaración de emergencia de Trump para pagar por un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México.

“Esta es una clara represalia política por parte del presidente Trump y nosotros no nos quedaremos con los brazos cruzados”, dijo Newsom en un comunicado. “Este es el dinero de California y vamos a luchar por él”.

Esta es la disputa más reciente entre la Casa Blanca y California. Horas antes el mismo martes, Trump vinculó la demanda sobre la declaración de emergencia con el tren y apuntó que California presentó la impugnación a nombre de 16 estados.

“¡California, el estado que ha desperdiciado miles de millones de dólares en su tren de alta velocidad fuera de control, sin esperanza de terminarlo, parece estar a cargo!”, tuiteó Trump.

El proyecto ha incurrido en sobrecostos y tiene años de retraso desde que el electorado de California lo aprobó en 2008. El gobierno de Trump alegó el martes que el estado no ha cumplido con su parte de los fondos y que no podrá completar la obra para la fecha fijada en 2022.

Durante su primer discurso del Estado del Estado la semana pasada, Newsom dijo que tiene planeado reducir la escala del proyecto y enfocarse en construir una línea de 275 kilómetros (171 millas) en el centro de California. Su oficina señaló que todavía planea concluir toda la línea, aunque el gobernador dijo que el proyecto actual costaría demasiado y tardaría mucho.

Se ha comprometido a seguir con el trabajo ambiental en toda la línea, que se requiere para mantener el dinero federal.

Hace casi una década, el Congreso aprobó los 929 millones de dólares que Trump quiere cancelar. El estado no ha empezado a gastar ese dinero. Pero ya gastó los 2.500 millones de dólares adicionales que ahora Trump quiere de regreso.

El Departamento de Transporte dijo que está “explorando activamente todas las opciones legales” para recuperar el dinero.