El presidente Donald Trump declaró el martes que ganará la demanda que varios estados interpusieron contra su declaración de emergencia con la que pretende financiar su muro en la frontera con México.

En declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, Trump auguró que le irá “muy bien” frente a la demanda, y agregó que tiene “todo el derecho” de haber declarado la emergencia.

“Creo que al final tendremos mucho éxito frente a la demanda”, afirmó Trump. “De hecho creo que nos podría ir muy bien, incluso en el Noveno Circuito, porque es un caso con toda la evidencia en contra de los demandantes”.

Un grupo de 16 estados, entre ellos California, Nueva York y Colorado, interpusieron el lunes la demanda para impugnar la declaración de emergencia de Trump. En la querella incoada en una corte federal de San Francisco, se afirma que la declaración de Trump es inconstitucional.

Todos los estados que participan en la demanda tienen fiscales generales demócratas.

Mediante una interpretación amplia de sus facultades ejecutivas, Trump declaró una emergencia la semana pasada con el objeto de conseguir recursos para el muro más allá de los 1.400 millones de dólares que el Congreso aprobó para seguridad fronteriza. La medida le permite al presidente aprovechar recursos del Pentágono y de otras partidas sin requerir la autorización del Congreso.

Los demócratas describen el proceder de Trump como un ejemplo de extralimitación del ejecutivo. La oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo el martes en un comunicado: “Nadie está por encima de la ley. Los republicanos deben unirse a los demócratas para defender la Constitución y apoyar al pueblo estadounidense frente a este abuso descarado del presidente”.

Trump arguyó el martes que el muro es necesario para “poner alto a las drogas, el crimen y los delincuentes, así como al tráfico de personas”. En reiteradas ocasiones ha intentado pintar un panorama horrendo en la frontera, aunque los cruces ilegales en la zona bajaron en comparación con la cifra más alta a la fecha de 1,6 millones en el año 2000.

Después de semanas de disputar con el Congreso por la asignación de recursos para la frontera y sobre qué es un muro y qué una valla, Trump declaró: “Puedo llamarla una barrera, pero creo que ya no tengo que hacerlo tanto; la llamaremos como queramos”.

La manera como Trump pretende utilizar la declaración de emergencia ha suscitado críticas bipartidistas y previsiblemente enfrentará numerosas impugnaciones en tribunales. Un asesor de alto rango en la Casa Blanca dijo el domingo que Trump se disponía a emitir su primer veto si el Congreso rechaza en una votación su declaración de emergencia nacional.

Horas antes el mismo martes, Trump criticó a California por su papel preponderante en la demanda, en un intento por vincular el proyecto del tren de alta velocidad de ese estado con su plan para el muro.

En un tuit, Trump afirmó que el “fallido proyecto del Tren Rápido” se vio lastrado por costos excesivos que “impusieron marca mundial” y se volvió “¡cientos de veces más caro que el muro, el cual se necesita urgentemente!”

El costo calculado para el tren entre San Francisco y Los Ángeles se ha incrementado a más de doble a 77.000 millones de dólares. Esa cantidad es 13 veces superior a los 5.700 millones que Trump pretende para construir el muro y que el Congreso no aprobó.

Horas después, el Departamento de Transporte federal anunció que planeaba cancelar una partida de 929 millones de dólares para el proyecto ferroviario de California y que intentaría recuperar 2.500 millones que el estado ya se gastó.

El gobernador demócrata Gavin Newsom argumentó que dicha medida se tomó como represalia por la demanda y prometió luchar para conservar el dinero.

“No es coincidencia que la amenaza del gobierno se produzca 24 horas después de que California encabezó a 16 estados para impugnar la ridícula ‘emergencia nacional’ del presidente”, afirmó Newsom en un comunicado. “Esta es una represalia política evidente del presidente Trump, y no nos quedaremos con los brazos cruzados”.

La semana pasada, Newsom dijo que el proyecto ferroviario “tal como está planeado ahora sería demasiado costoso y tardaría demasiado”. Indicó que el estado se concentrará en completar un tramo más corto en el Valle Central mientras busca nuevas fuentes de financiación para la ruta más larga.

__

Los periodistas de The Associated Press Becky Bohrer en Juneau, Alaska, y Kathleen Ronayne en Sacramento, California, contribuyeron con este despacho.