Un juez rechazó el lunes impedir el estreno en cines franceses de una película basada en los escándalos sexuales del cura Bernard Preynat acusado de abusar de decenas de niños.

La película del director francés Francois Ozon "Grace a Dieu" ("Gracias a dios") ganó el gran premio del jurado en el Festival de Cine de Berlín el sábado. La película, que se estrena el miércoles en Francia, presenta el caso de Preynat, quien habría cometido los delitos en las décadas de 1980 y 90.

Los abogados de Preynat señalan que la película presenta las acusaciones contra su cliente como si fueran hechos y que debió ser bloqueada porque no respeta la presunción de inocencia. Preynat enfrenta cargos preliminares de abuso sexual de menores y los fiscales están determinando si será enjuiciado.

Preynat ha confesado que abusó de niños Scout y sus víctimas afirman que la jerarquía de la iglesia católica lo encubrió por años, permitiéndole trabajar con niños hasta que se jubiló en 2015.

Su abogado, Emmanuel Mercinier, dijo a The Associated Press que el juez dictó el lunes que los mensajes incluidos en la película que señalan que la gente es considerada inocente hasta que se demuestre su culpabilidad eran suficientes para garantizar los derechos de Preynat.

“Lamento profundamente esta decisión. Presentar un hombre como culpable por dos horas aunque no ha sido sentenciado, infringe la presunción de inocencia. Eso obviamente no puede borrarse escribiendo lo contrario por dos segundos”, dijo Mercinier.

Preynat podría ser acusado por violencia sexual contra múltiples menores de edad. Hasta ahora 13 víctimas están involucradas en el caso, pero se le acusa de haber abusado de hasta 70 niños. Preynat no ha hablado públicamente sobre el caso, pero ha escrito cartas a algunas familias confesando sus abusos.

Las víctimas han acusado al cardenal Philippe Barbarin, quien se convirtió en arzobispo de Lyon en 2002, de haber permitido que Preynat siguiese trabajando como sacerdote y tuviera contacto con niños a pesar de años de rumores sobre su comportamiento.

Barbarin, de 68 años, fue acusado el año pasado y testificó que fue injustamente señalado por no proteger a personas en peligro. En este caso el fiscal ha argumentado en contra de sentenciarlo, y a otras autoridades de la iglesia, pues no existen pruebas para demostrar que actuó indebidamente o porque el delito había proscrito. Se espera que un veredicto sea emitido el 7 de marzo.

El título de la película de Ozon surge de una conferencia de prensa en Lourdes en 2016 cuando a Barbarin le preguntaron sobre los abusos de Preynat y dijo que “la mayoría de los hechos caen, gracias a dios, fuera del estatuto de limitaciones”.