Una compañía holandesa fue hallada culpable el lunes de exportar ilegalmente a Irán piezas de turbinas de gas que pudieran ser utilizadas para producir armas.

Un tribunal en la provincia sureña de Limburg declaró culpable a Euroturbine BV de establecer compañías fachadas para evadir los requerimientos holandeses de licencias de exportación que fueron hechos más estrictos en el 2009. La firma fue multada con 500.000 euros (565.383 dólares) y una filial en Bahréin fue multada con 350.000 euros (395.800 dólares).

El tribunal dijo que las fachadas fueron establecidas “para poder vender piezas de turbinas de gas a clientes en Irán”. No identificó a los clientes.

El director de la compañía, un accionista indirecto y un empleado fueron sentenciados a servicio comunitario no remunerado por sus papeles en el caso. Sus identidades no fueron reveladas.