Paul Manafort, que fungió como jefe de la campaña presidencial de Donald Trump, podría pasar más de 19 años en la cárcel por cargos de fraude fiscal y bancario, dijeron el viernes los fiscales.

En documentos judiciales presentados por la oficina del fiscal especial Robert Mueller se revela que Manafort, de 69 años, enfrenta la que posiblemente sea la sentencia de cárcel más larga en la investigación sobre la influencia de Rusia en la campaña presidencial. También corre el riesgo de pasar el resto de su vida en prisión si un juez federal le impone una sentencia dentro de las directrices federales.

La posible sentencia se deriva de la condena de Manafort el año pasado por seis cargos graves relacionados con un elaborado plan para ocultarles a las autoridades fiscales los millones de dólares que ganó en el extranjero por su labor como consultor político en Ucrania. Es uno de dos casos penales en los que enfrenta irse a prisión.

Manafort, que encabezó la campaña presidencial de Trump durante meses en 2016, no está acusado de ningún delito relacionado directamente con la interferencia rusa en las elecciones, el motor principal de la investigación de Mueller. Pero los fiscales revelaron recientemente que siguen profundamente interesados en sus contactos durante y después de la campaña con un socio que según el FBI tiene vínculos con la inteligencia rusa.

En un documento judicial de 27 páginas presentado el viernes, los fiscales no recomendaron una sentencia específica para Manafort, pero sí coincidieron con un cálculo efectuado por funcionarios federales de libertad condicional de que sus delitos merecen un castigo de entre 19,5 y 24,5 años de cárcel. También explican con gran detalle para el juez federal de distrito T.S. Ellis III sus alegatos de que la codicia de Manafort lo impulsó a ignorar las leyes estadounidenses.

“A fin de cuentas, Manafort actuó durante más de una década como si estuviera por encima de la ley, e impidió que el gobierno federal y varias instituciones financieras se hicieran de millones de dólares”, escribieron los fiscales. “La sentencia aquí debería reflejar la gravedad de estos delitos, y servir para disuadir a Manafort y a otros de participar en conductas así”.

Manafort lleva meses encarcelado mientras aguarda su sentencia formal. Sus abogados han dicho que el encarcelamiento le ha generado tensión mental y física a su cliente, que recientemente ha utilizado una silla de ruedas en sus presentaciones en la corte y cumplirá 70 años en abril.