Un empleado recién despedido de una fábrica en los suburbios de Chicago abrió fuego el viernes y mató a cinco de sus excompañeros e hirió a cinco agentes antes de que la policía lo matara a disparos, informaron las autoridades.

La jefa de policía de Aurora, Illinois, Kristen Ziman, dijo que Gary Martin, de 45 años de edad, “fue despedido” antes de que comenzara a disparar en las instalaciones de Henry Pratt Co. — que fabrica válvulas industriales — ubicada a 65 kilómetros (40 millas) al oeste de Chicago.

Ziman dijo en conferencia de prensa que además de los cinco empleados muertos, una sexta persona fue trasladada al hospital con heridas que no ponen en riesgo su vida. Un sexto agente de policía sufrió una herida en la rodilla mientras los agentes inspeccionaban el edificio.

Ziman dijo que los agentes llegaron en menos de cuatro minutos después de recibir los reportes del tiroteo y que fueron recibidos a balazos en cuanto entraron en la bodega industrial de 2.700 metros cuadrados (29.000 pies cuadrados).

La policía señaló que desconoce el motivo del agresor.

“Dios bendiga a los valientes agentes que siguen enfrentándose al peligro”, dijo el gobernador de Illinois J.B. Pritzker en conferencia de prensa.

John Probst, empleado de Henry Pratt Co. en Aurora, dijo a ABC7 que salió por la puerta trasera una vez que escuchó el tiroteo la tarde del viernes. Probst señaló que reconoció al agresor y que era empleado de la compañía.

“Lo que vi fue a un tipo corriendo por los pasillos con una pistola con mira laser”, dijo Probst.

El testigo indicó que no resultó herido pero que uno de sus colegas “sangraba mucho”.

“Es una pena que los tiroteos masivos como este se hayan vuelto comunes en nuestro país. Es una pena que un agresor frío y despiadado sea tan egoísta como para pensar que tiene el derecho de tomar vidas inocentes”, dijo el alcalde de Aurora Richard C. Irvin.