Una serie de lluvias fuertes azotaron California el jueves, llenando arroyos y ríos normalmente secos con torrentes de lodo, inundando los caminos y obligando a los residentes a huir de sus hogares en comunidades asoladas por los incendios forestales pasados.

La tormenta se desató en el sur de California después de golpear el miércoles las partes del norte del estado y el sur de Oregon. Una casa se derrumbó por una colina en Sausalito, al norte de San Francisco, y una mujer fue rescatada de los escombros. Por lo menos 50 casas fueron evacuadas después de que el deslave afectara a un vecindario, reportó KNTV.

Las autoridades emitieron Alertas por inundaciones súbitas para los residentes que viven cerca de las cuestas arrasadas por un incendio del año pasado en las montañas de Santa Ana, al sureste de Los Ángeles.

Los ríos atmosféricos son extensas bandas de humedad que se forman sobre el océano y se trasladan por la atmósfera. Formados por vientos asociados con tormentas, suceden en todo el mundo, pero son particularmente fuertes en la costa oeste de Estados Unidos.

Al sur de San Francisco, las autoridades exhortaron a las personas a dejar sus casas cerca del río Guadalupe en San José. Los meteorólogos también pronosticaron que varios ríos más se desbordarían el jueves.

La tempestad le sigue a más de una semana de clima extremo en el noroeste del Pacífico y fue la más reciente en una serie de tormentas que prácticamente han eliminado los altos niveles de sequía en California.

Incluso antes del punto culminante de la tormenta, se obligó el desalojo de personas cerca de una zona calcinada en la montaña de Santa Anta, donde funcionarios dijeron que el riesgo de flujos de escombros era elevado.

___

Los periodistas de Associated Press Olga Rodriguez en San Francisco, Christopher Weber, John Rogers y Amanda Lee Myers in Los Ángeles, Chris Grygiel en Seattle y Scott Sonner en Reno, Nevada, contribuyeron a este despacho.

Una tormenta avivada por una nube de humedad que se estrecha a lo largo del océano Pacífico casi llegando a Hawai, provocó lluvias el jueves en California, agravando el potencial de deslaves por laderas saturadas e inundaciones de ríos y riachuelos.

La tormenta, fortalecida todavía más por un fenómeno llamado río atmosférico, golpeó el norte de California y el sur de Oregón el miércoles, antes de descender por la costa durante la noche con riesgo de afectar el suroeste de California.