El presidente Donald Trump viajó a Texas para impulsar sus políticas migratorias pero primero se mofó de Beto O’Rourke, exlegislador demócrata que sopesa postularse a la presidencia, mientras ambos efectuaban mítines en El Paso el lunes.

En un caso de confluencia de programas políticos opuestos, O’Rourke efectuó una marcha nocturna junto al muro con docenas de grupos cívicos, de derechos humanos e hispanos locales, seguida por un mitin de protesta al que asistieron miles de personas en un campo de béisbol frente a un estadio en el que Trump defendía en un mitin sus argumentos sobre la necesidad del muro.

Mofándose de que las multitudes convocadas por O’Rourke eran menores que las que él había atraído, Trump pronosticó: “Eso podría ser el fin de su postulación presidencial”.

El primer duelo de mítines de la temporada electoral del 2020 fungió como un presagio de un acalorado pleito todo el año en torno al rumbo que lleva el país. Y dejó ver claramente que el muro fronterizo prometido por Trump seguramente tendrá un papel desmedido en la contienda presidencial, al utilizarlo ambas partes para intentar aglutinar a sus seguidores y destacar los contrastes en los enfoques.

“Con los ojos del país sobre nosotros, todos juntos vamos a mantenernos firmes en una de las ciudades más seguras de Estados Unidos”, afirmó O’Rourke mientras los vítores y la música del mitin de Trump se escuchaban en el campo. “Segura no por muros, sino a pesar de los muros”.

Por su parte, luego de media hora de comenzado su mitin, Trump casi no había mencionado la inmigración, ofreciendo sólo una mención pasajera de que los que coreaban “¡Construye el muro!” cambiaran a “¡Concluye el muro!”.

Mientras tanto, los negociadores en el Capitolio anunciaron que los legisladores habían llegado a un acuerdo en principio para financiar el gobierno antes de que el viernes venza un plazo para evitar otro cierre gubernamental. El acuerdo que está surgiendo fue anunciado por un grupo de legisladores bipartidistas, entre ellos el senador republicano Richard Shelby y la representante demócrata Nita Lowey, tras una reunión a puerta cerrada.

Tres personas al tanto del acuerdo tentativo del Congreso en torno a la seguridad fronteriza le han dicho a The Associated Press que éste proporcionaría 1.375 millones de dólares para construir 90 kilómetros (55 millas) de nuevas barreras fronterizas. El dinero se usará en vigas verticales de acero llamadas bolardos, no para un muro sólido.

___

Los periodistas de The Associated Press Alan Fram, Zeke Miller y Kevin Freking en Washington y Elliot Spagat en San Diego contribuyeron con este despacho.