El máximo funcionario del Pentágono realizó una visita inesperada a Afganistán el lunes para reunirse con comandantes estadounidenses y líderes afganos en medio de un esfuerzo para la paz con los talibanes.

Pat Shanahan, nombrado recientemente secretario interino de Defensa, señaló que no tiene órdenes para reducir el tamaño del contingente estadounidense en el país, aunque los funcionarios apuntan que ese sería uno de los principales reclamos de los talibanes en las negociaciones exploratorias de paz.

Shanahan dijo que le anima que el ejecutivo de Donald Trump esté explorando todas las posibilidades para poner fin a la guerra, que dura ya 17 años y es la más larga en la historia de Estados Unidos.

Pero los términos para esa paz deben decidirlos los afganos, apuntó. Por el momento, los talibanes se han negado a negociar con el gobierno del presidente Ashraf Ghani, calificándolo de ilegítimo. Washington está intentando desbloquear el estancamiento.

"Los afganos tienen que decidir cómo se ve Afganistán. No se trata de Estados Unidos, se trata de Afganistán", dijo Shanahan a los reporteros que viajaron con él desde Washington.

Zalmay Khalilzad, el enviado especial de Estados Unidos para las conversaciones de paz afganas, dijo el viernes que aunque están en una fase temprana, espera que pueda alcanzarse un acuerdo para julio, cuando está prevista la celebración de elecciones presidenciales.

En su agenda, Shanahan, un exejecutivo de Boeing que nunca había estado en Afganistán hasta el lunes, tenía previstas reuniones con Ghani y otros altos cargos de gobierno.

Shanahan asumió como secretario de Defensa interino el 1 de enero luego de que Jim Mattis presentó su renuncia en diciembre. Shanahan había sido su número dos.

Las opiniones de Shanahan sobre la guerra afgana no son conocidas. Dijo que emplearía la visita de esta semana para formarse una opinión e informar a Trump.