Tomando prestado un término a los demócratas, un informe de la Casa Blanca asegura que los cambios efectuados a la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA por sus siglas en inglés) bajo el presidente Donald Trump no constituyen un “sabotaje”.

El informe del Consejo de Asesores Económicos, cuya difusión está prevista para las próximas horas, dice que los subsidios aprobados por el presidente Barack Obama para ayudar a clientes de bajos y medianos ingresos a pagar sus primas mantendrán a flote el sitio HealthCare.gov aunque algunas personas sanas se borren o busquen otra cobertura debido a los cambios. Casi el 90% de los clientes reciben ayuda del erario.

El informe examina los tres grandes cambios de Trump a la reforma al sistema de salud pública de Obama. Estos son la derogación legislativa de las multas a las personas sin seguros, los “planes de salud asociados” para pequeñas empresas que pueden cruzar las fronteras estatales y el seguro de salud a corto plazo de bajo costo que no está obligado a cubrir problemas de salud preexistentes o beneficios fundamentales como los medicamentos de venta bajo receta.

“Estas reformas no ‘sabotean’ el ACA, antes bien dirigen de manera más eficiente el cuidado de salud pagado por el erario a quienes lo necesitan”, dice el informe del consejo, un organismo que asesora al presidente.

Larry Levitt, de la ong Kaiser Family Foundation, dijo que la eliminación de reglamentos “no es automáticamente un acto de sabotaje”, pero que Trump ha demostrado su hostilidad al “Obamacare”.

“Parecía que el presidente se enorgullecía se socavar el ACA, pero ahora su gobierno rechaza el argumento de que han socavado la ley de atención médica”, dijo Levitt, quien estudió el informe por cuenta de la AP. “Pueden destacar los beneficios de la desregulación, pero tendrán que aceptar los costos, que incluyen primas más altas para gente de clase media con enfermedades preexistentes”.