El Gobierno abrirá más centros de detención en la frontera ante la avalancha de niños migrantes

  • También enviarán más jueces a la frontera para tramitar las deportaciones.
  • No ha precisado dónde estarán y qué capacidad tendrán.
  • Colocarán brazaletes o tobilleras de localización a los inmigrantes pendientes de proceso.

El gobierno federal anunció este viernes que abrirá nuevos centros de detención para alojar a familias y niños migrantescapturados al cruzar la frontera sin papeles. En los últimos meses se ha producido un aumento en el flujo de personas en esta situación, sobre todo provenientes de Centroamérica.

Estamos identificando localidades, pero no hemos tomado decisionesEl gobierno no precisó de inmediato cuántas personas alojarán los nuevos centros ni dónde estarán ubicadas estas instalaciones.

El subsecretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, explicó que la Administración procederá a la ampliación de instalaciones para aumentar la capacidad de respuesta en la frontera, y subrayó que estarán equipadas de un modo que las familias inmigrantes puedan ser tratadas con humanidad.

"Estamos buscando activamente capacidad adicional para albergar a los adultos con niños y estamos identificando localidades, pero no hemos tomado decisiones", insistió el funcionario durante una teleconferencia de prensa.

Brazaletes de localización

En una conferencia de prensa telefónica, Mayorkas agregó además que las fuerzas de seguridad recurrirán a otro tipo de recursos para la detención y el seguimiento de los inmigrantes ilegales, como la colocación de brazaletes o tobilleras de localización para aquellos que estén en libertad pero pendientes de ser procesados.

Según los datos arrojados por el subsecretario de Seguridad Nacional, hasta 39,000 adultos han sido capturados cruzando la frontera suroeste con niños desde que comenzara el año fiscal 2014 el pasado octubre y otros 52.000 menores solos han sido recogidos en la divisoria entre Estados Unidos y México.

La Administración del presidente estadounidense, Barack Obama, enviará más jueces de inmigración y abogados del Gobierno al Valle del Río Grande, en Texas, epicentro de la crisis, para acelerar el procesamiento de los casos y mandar de nuevo a los inmigrantes con mayor rapidez a sus países de origen.

No a la Guardia Nacional

Apenas unas horas antes de la conferencia de Mayorkas, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, envió una carta a Obama en la que le instó a militarizar la frontera sur con la Guardia Nacional para aliviar las labores de la Patrulla Fronteriza.

La pregunta es cómo podemos hacer que el proceso sea más eficientePreguntado por esta opción Mayorkas aseguró que sería contraproducente.

"La pregunta a la que nos enfrentamos es cómo podemos hacer que el proceso sea más eficiente dado el aumento en el número de personas que están siendo aprehendidas, y cómo podemos tratar a esas personas en términos de sus reclamos humanitarios de ayuda", dijo Mayorkas.

"Eso no es un proceso en el que la Guardia Nacional esté involucrada", insistió.

A estas medidas, se suman una estrategia internacional de cooperación con los países de origen de la mayoría de los niños inmigrantes: Guatemala, El Salvador y Honduras, así como con México, territorio de paso para llegar a la frontera.

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, aprovechó este viernes su gira latinoamericana para reunirse en Guatemala con el presidente del país, Otto Pérez Molina; con su colega salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y con representantes del Gobierno hondureño con el objetivo de establecer una estrategia común ante este problema.

Liberados en la frontera

El Gobierno ha tenido que liberar inmigrantes con la orden de que se presenten a MigraciónEl gobierno ha dejado en libertad a un número no especificado de ellas en los últimos meses en Estados Unidos con la orden específica de que se presenten después ante las oficinas de la Policía de Inmigración y Protección de Aduanas.

Sin embargo, no precisó cuántas han quedado en libertad ni cuántas se presentaron ante la autoridad migratoria como se les había ordenado.

El gran número de inmigrantes que cruza ilegalmente la frontera ha abrumado a las diversas agencias migratorias de Estados Unidos. Más de 174,000 personas, principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron arrestadas este año en el Valle del Río Grande, en Texas.

Debido al incremento en el número de personas que han cruzado la frontera, el Departamento de Seguridad Nacional dispuso este año la transferencia de familias detenidas a otras partes de Texas y Arizona para procesarlas antes de dejarlas libres en estaciones locales de autobuses. El sur de Texas se ha convertido en la frontera que registra el mayor número de cruces en el país.

El sur de Texas es la frontera que registra el mayor número de cruces en el paísLa detención de las familias has sido por mucho tiempo un asunto controvertido para el Departamento de Seguridad Nacional. En 2009, el departamento fue obligado a cerrar un gran centro de detención para familias en Texas debido a impugnaciones jurídicas contra las condiciones en esa instalación.

En 2012, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés) se desistió de aceptar las propuestas para construir un nuevo centro de detención de familias en Texas ante las quejas de activistas sobre la posibilidad de que se encerrara a las familias de inmigrantes en prisiones.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, solicitó el viernes al presidente Obama que envíe soldados de la Guardia Nacional a la frontera sur para que ayuden a enfrentar el aumento de los inmigrantes niños y de otro tipo.