Emiten una alerta ante un incremento del río Bravo por el que cruzan los indocumentados

  • Las autoridades de Nuevo Laredo están preparados para atender probables inundaciones sobre el Bulevar Colosio.
  • La crecida en el caudal es consecuencia de fuertes lluvias registradas en el norte de los estados de Coahuila y Nuevo León.
Imagen del llamado Río Bravo o Río Bravo del Norte, conocido así en México, o el llamado Río Grande en Estados Unidos.
Imagen del llamado Río Bravo o Río Bravo del Norte, conocido así en México, o el llamado Río Grande en Estados Unidos.
WIKIPEDIA

La Secretaría General de Gobierno, a través de la Coordinación General de Protección Civil (CGPC), activó una alerta de prevención en la ciudad de Nuevo Laredo ante un incremento en el caudal del río Bravo, lo que provocará que el nivel del mismo alcance los 6.5 metros.

Los primeros efectos de la crecida empezarían a registrarse este viernes El titular de la CGPC, Medardo Sánchez Albarrán, quien se encuentra en la ciudad de Nuevo Laredo, dijo que ya están coordinados con las autoridades municipales para atender probables inundaciones sobre el Bulevar Colosio y en algunas colonias como El Remolino.

Indicó que la crecida en el caudal del río Bravo es consecuencia de fuertes lluvias registradas durante la tarde y noche de este jueves en el norte de los estados de Coahuila y Nuevo León, de tal manera que a las 8:15 horas de este viernes se reportaba un gasto del orden de los 268 metros cúbicos por segundo en Nuevo Laredo.

Especial atención a las zonas vulnerables

Sánchez Albarrán explicó que esta crecida provocará ciertas inundaciones en determinados tramos del Bulevar Colosio, el cual está cercano al río Bravo, así como en la colonia El Remolino y otras que se ubican en zonas vulnerables de inundación.

Aunque descartó consecuencias graves por la crecida del río Bravo, precisó que están coordinados con las autoridades municipales de Nuevo Laredo y se han tomado las medidas necesarias para salvaguardar a la población que habita en esas zonas vulnerables, así como la infraestructura existente en el río.

Puntualizó que los primeros efectos de la crecida en el caudal del río Bravo del orden de los mil 300 metros cúbicos por segundo, empezarían a registrarse entre la tarde-noche del jueves 19 de junio y en las primeras horas del viernes 20 de junio.