Crisis de Venezuela se siente políticamente en Florida

Mientras el presidente venezolano Nicolás Maduro se aferra al poder, muchas de las voces más intensas pidiendo su derrocamiento están concentradas en un sitio: Florida.Florida tiene un gran número de...

Mientras el presidente venezolano Nicolás Maduro se aferra al poder, muchas de las voces más intensas pidiendo su derrocamiento están concentradas en un sitio: Florida.

Florida tiene un gran número de venezolanos y cubanos y es un estado crucial en la contienda del 2020 para la Casa Blanca. Como resultado, la crisis en el país sudamericano se está sintiendo políticamente a miles de kilómetros, en Estados Unidos.

"La política exterior es política interna en el sur de Florida”, dijo la representante demócrata Debbie Wasserman Schultz, que vive en Weston, una de las comunidades en Florida que ha tenido más influjo de venezolanos.

Florida es hogar de unos 190.000 venezolanos, muchos de los cuales arribaron en la última década, cuando su país se hundía en una crisis política y económica bajo Maduro y su predecesor Hugo Chávez.

Ellos han formado un frente común con muchos cubano-estadounidenses que ven paralelos entre lo sucedió con el gobierno socialista en Venezuela y lo que ha sucedido en Cuba. Los cubano-estadounidenses _ un poderoso bloque de votantes en Florida _ están furiosos además por el respaldo venezolano al gobierno de Cuba en los últimos dos decenios.

"Es el mismo cáncer”, dijo el representante republicano Mario Díaz-Balart, un cubano-estadounidense que representa el área de Doral, en Miami, que tiene tantos venezolanos que ha sido bautizada Doralzuela.

Las noticias sobre Venezuela son casi constantes en el sur de Florida. Videos de Maduro disfrutando una cena con carne de res preparada por un chef célebre causaron una protesta en septiembre en las afueras del restaurante del chef en Miami. En el 2017, un ex miembro del gobierno venezolano fue confrontado ruidosamente por un grupo de exiliados cuando el hombre fue visto en un restaurante local.

Muchos exiliados venezolanos lucen gorras de béisbol con los colores nacionales. Abundan además las calcomanías con mensajes como “Oren por Venezuela”. Muchos choferes de Uber les dicen a sus pasajeros cómo eran arquitectos, pilotos o banqueros en Venezuela y culpando a Maduro por sus problemas.

"Si vives en Florida, probablemente has visto a personas o conoces a personas afectadas directamente por eso”, dijo el senador republicano Marco Rubio, que ha jugado un papel importante en los llamados al presidente Donald Trump para que presione a Maduro. “No puedes ignorarlo”.

Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, dice que lo que está sucediendo en Venezuela pudiera desestabilizar la región, afectado con ello los intereses estadounidenses.

Trump no se ha abstenido de trabar amistades con gobernantes autoritarios en otras regiones, pero ha adoptado una posición dura contra Maduro, a quien llama dictador. Washington ha impuesto sanciones contra el régimen y dio su apoyo al líder de la legislatura venezolana Juan Guaidó, que se ha declarado presidente interino.