Erdogan y Putin negocian sobre zonas de influencia en Siria

El presidente turco Tayyip Erdogan inició el miércoles conversaciones con su contraparte Vladimir Putin en Moscú en momentos en que sus gobiernos negocian sobre zonas de influencia en Siria.Los dos...

El presidente turco Tayyip Erdogan inició el miércoles conversaciones con su contraparte Vladimir Putin en Moscú en momentos en que sus gobiernos negocian sobre zonas de influencia en Siria.

Los dos presidentes comparten una fuerte oposición a la presencia militar estadounidense en Siria, considerándola un obstáculo para su influencia en el país. La reunión en el Kremlin es la primera entre ambos desde que el presidente estadounidense Donald Trump anunció la retirada de tropas en un tuit el 19 de diciembre.

Putin y Erdogan se llamaron “queridos amigos” cuando se saludaron al comenzar las conversaciones, resaltando los estrechos lazos entre sus países y su importancia para la seguridad regional.

Rusia e Irán han ayudado al presidente sirio Bashar Assad a recuperar el control de la mayoría del país, al tiempo que Turquía ha respaldado a enemigos de Assad durante la guerra de casi ocho años. Pese a ello, los tres países han colaborado para auspiciar un acuerdo de paz en Siria, unidos por su deseo de minar la influencia estadounidense en la región.

El acuerdo es ahora puesto a prueba por la abrupta decisión de Trump de retirarse de Siria, que ha dejado a Moscú, Ankara y Teherán compitiendo por influencia en el país.

Rusia dice que espera que el gobierno de Assad tome control de áreas en poder kurdo al este del Éufrates luego de la planeada retirada estadounidense del área, algo a lo que objeta Turquía.

Ankara promueve la creación de una “zona segura” de 32 kilómetros (20 millas) en el noreste de Siria para garantizar que la milicia kurda conocida como Unidades de Protección del Pueblo, que Turquía considera un grupo terrorista _ es mantenida lejos de la frontera turca.

Moscú ha indicado que estaría dispuesto a discutir la idea turca, pero advierte que es esencial que el gobierno sirio tome el control de las áreas actualmente controladas por Estados Unidos y sus aliados.