Las autoridades federales acusaron a la empresa de software Oracle de prácticas discriminatorias por haber pagado salarios más bajos a miles de empleados, en particular mujeres, asiáticos y negros, por una cantidad mayor a 400 millones de dólares.

Las imputaciones fueron dadas a conocer el martes en un documento presentado en relación a un caso que data de dos años a cargo de una unidad del Departamento de Trabajo de Estados Unidos que examina las prácticas de pago a empleados de los contratistas del gobierno. Según la agencia, Oracle tiene contratos con el gobierno por unos 100 millones de dólares anuales.

El documento menciona pruebas de que Oracle pagaba hasta 25% menos, a mujeres y minorías étnicas por el mismo trabajo que hacían los hombres blancos. Las supuestas prácticas afectaron a más de 5.000 mujeres, más de 11.000 asiáticos y menos de 30 negros, de 2013 a 2016.

Oracle declinó hacer declaraciones sobre el asunto.