Los fuertes vientos que azotan el sur de California derribaron árboles sobre caminos, autos y patios, cobrando la vida de al menos dos personas, informaron el martes familiares y la policía.

Los vientos provenientes de la costa azotaron el martes varias zonas montañosas y del valle y se prevé que continúen durante toda la semana, señaló el Servicio Nacional de Meteorología.

Los vientos derribaron enormes árboles el lunes en vecindarios de los condados Los Ángeles y Orange.

En San Diego, un pino cayó sobre una casa de alquiler y mató a una pareja que estaba de vacaciones. Troy y Jessica Nelson, de Grand Forks, Dakota del Norte, dormían en el piso superior de la residencia cuando el árbol de 23 metros (75 pies) de altura se desplomó, informaron familiares y policías.

“Fue un accidente muy extraño”, dijo Tammy Reynolds, la hermana del hombre, al The San Diego Union-Tribune. “Supongo que todos estamos en shock de que se hayan ido”.

Los vientos se presentaron poco después de que la región fue azotada por fuertes lluvias durante varios días. El terreno saturado puede aflojar las raíces, facilitando que los vientos derriben los árboles, dijo el capitán del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, Fernando Pattison.

En el área de Los Ángeles se prevé que los vientos alcancen su mayor intensidad por la mañana. En los condados de San Diego y Orange, se esperan nuevas ráfagas para la tarde del jueves y primeras horas del viernes, según el Servicio Nacional de Meteorología.