La policía civil de Río de Janeiro arrestó el martes a cinco cabecillas de una poderosa milicia, entre ellos un mayor de la policía en activo, durante un operativo en la Zona Oeste de la ciudad.

Los fiscales dijeron en conferencia de prensa que incautaron documentos que detallan la extorsión sistemática de personas y negocios por medio de multas por sus “servicios” y un plan inmobiliario mediante el cual se ocupaban y vendían tierras ilegalmente. También se investigaba a los milicianos por sobornos a agentes del estado, manejo de propiedad robada y préstamos usurarios. Se emitieron órdenes de arresto para ocho milicianos que no fueron hallados durante el operativo.

“Esta organización criminal ha aterrorizado a la población”, dijo Fabio Barucke, un policía que participó en la investigación.

Las milicias controlan zonas enormes de la periferia de Río de Janeiro. Muchos de sus miembros son policías, militares y bomberos en activo o retirados que extorsionan a los residentes por servicios básicos como electricidad, televisión por cable y transportación. Desde la década de los 1990, están entre las organizaciones criminales más poderosas y temidas de la ciudad.

Los milicianos suelen tener conexiones con políticos de las ciudades y la legislatura del estado de Río de Janeiro. Poco después de la elección, la prensa local informó que el hijo del presidente Jair Bolsonaro, el senador electo Flavio Bolsonaro, había condecorado a dos presuntos milicianos, uno detenido y otro bajo orden de arresto.

Flavio Bolsonaro dijo en un comunicado que siempre defendía a las fuerzas de seguridad y había otorgado cientos de condecoraciones.

También empleaba a la madre de un miliciano buscado en su gabinete cuando era diputado estatal, según los informes. La mujer era una de varios empleados señalados por los reguladores federales por recibir pagos irregulares en el gabinete.

Flavio Bolsonaro dijo en su comunicado que la madre del presunto criminal había sido contratada por otra persona y que no se le podía responsabilizar por cosas que desconocía.

“Sigo siendo víctima de una campaña difamatoria”, escribió.

La jornada comenzó con informes de que los arrestados posiblemente estaban implicados en el asesinato de la concejala carioca Marielle Franco, abatida a tiros junto con su chofer en marzo del año pasado.

El exsecretario de Seguridad, Richard Nunes, y otros funcionarios públicos han dicho que las milicias estaban implicadas en el asesinato.

Los fiscales dijeron que los hombres no fueron arrestados por ese crimen, pero se les investigaría.

“No descartamos la posibilidad de su participación en el crimen de Marielle Franco”, dijo el fiscal Simone Sibilio a la prensa el martes. “Todos los arrestados serán interrogados con la expectativa de que colaboren con otras investigaciones”.