La Unión Europea y la Unión Africana dejaron a un lado las denuncias de fraude electoral y exhortaron el martes al presidente electo del Congo, Felix Tshisekedi, a buscar la reconciliación nacional tras unos disputados comicios.

Hablando tras una reunión de ministros de gobierno de la UE y UA, la jefa de política exterior de la UE Federica Mogherini exhortó a Tshisekedi, hijo del difunto líder de la oposición Etienne, que ayude a sanar las divisiones en el país del centro de África. La juramentación de Tshisekedi está programada para el jueves.

"La tarea que le espera al nuevo presidente incluye grandes retos, en varias áreas, a nivel de seguridad, social, economía y gobierno", dijo Mogherini a reporteros en Bruselas. "Todo esto requiere que el presidente sea una fuerza unificadora, que entable diálogos tanto dentro como fuera del país".

El ministro de Exteriores de Ruanda Richard Sezibera, quien fue copresidente de las reuniones, dijo que la UA está comprometida a trabajar con el pueblo del Congo para seguir sobrellevando los retos que podrían quedar ahora que entran a una nueva administración política.

La Corte Constitucional del Congo rechazó el domingo el pedido de recuento de Martin Fayulu, candidato que obtuvo la segunda mayor cantidad de votos en la elección, y reafirmó el triunfo de Tshisekedi, pese a que se había filtrado información - presuntamente de la comisión electoral - que indicaba que Fayulu había ganado.