Los rescatistas que intentan sacar a un niño de 2 años que cayó en un estrecho y profundo pozo en el campo español hace ocho días avanzan muy lento, informaron las autoridades.

Ángel García, el ingeniero que coordina la operación de búsqueda y rescate, dijo que el trabajo tuvo que suspenderse brevemente el lunes para realizar mantenimiento a una perforadora utilizada para abrir un pozo vertical.

García dijo que las rocas son extremadamente duras y la perforadora ha trabajo sin interrupciones durante varias horas.

El ducto corre de forma paralela al hoyo y la meta es que alcance 60 metros (197 pies) de profundidad, que es aproximadamente el lugar en donde se cree que está Julen Rosello.

La perforadora ha alcanzado 53 metros. Al concluirse la perforación, mineros descenderán por el pozo para excavar una galería horizontal a la supuesta ubicación del menor.