Un avión con 129 personas a bordo derrapó el sábado en una resbaladiza pista de Chicago y el conductor de una barredora de nieve murió cuando su vehículo volcó en las afueras de Kansas City luego de una tormenta invernal que cubrió de nieve y hielo gran parte de la región centro-norte.

No hubo reportes de heridos por el incidente del vuelo de United Airlines en el Aeropuerto Internacional O'Hare a su llegada el sábado por la mañana procedente de Phoenix, indicaron funcionarios del Departamento de Bomberos de Chicago. La tormenta masiva que arrojó 25 centímetros (10 pulgadas) de nieve en algunas áreas de la región centro-norte causaron la cancelación de cerca de 1.000 vuelos en los aeropuertos de Chicago. El promedio en los retrasos en el Aeropuerto O'Hare fue de casi una hora el sábado por la tarde.

Stephen Windler, de 25 años y conductor de una barredora de nieve del Departamento de Transporte de Kansas, falleció aproximadamente a las 6:00 de la mañana del sábado en la carretera federal 69, de acuerdo con el periódico Wichita Eagle. Un reporte de accidente de la policía señaló que su vehículo “se dirigió a la derecha, cruzando la cuneta y enfilándose hacia la zona de césped” antes de volcarse. Windler salió disparado del vehículo, que luego cayó sobre él.

La tormenta avanzó el sábado hacia el noreste y Nueva Inglaterra. Algunas zonas del norte de Nueva Inglaterra podrían recibir hasta 46 centímetros (18 pulgadas) de nieve.

Un accidente que involucró 15 vehículos bloqueó una sección de la carretera interestatal 55 en el sureste de Missouri, cerca de Ste. Genevieve el sábado por la tarde y las autoridades exhortaron a los conductores a utilizar rutas alternas. En Detroit, muchos automovilistas conducían muy por debajo de los límites de velocidad en autopistas debido a las condiciones resbaladizas. Amtrak canceló el servicio de varios trenes el sábado de Chicago a Washington y Nueva York, y entre Nueva York y Boston y Pennsylvania para el domingo.

En Nebraska, las autoridades cerraron el Aeropuerto Eppley, de Omaha, el viernes por la tarde luego que un avión de Southwest Airlines derrapó en una pista cubierta de hielo. No se reportaron heridos y el aeropuerto fue reabierto poco después.

La nevada fue parte de un frente frío que comenzó en las Dakota y avanzó por los estados de los Grandes Lagos. La tormenta trajo consigo nieve, hielo y Fuertes ráfagas, y temperaturas congelantes. La nevada más fuerte se esperaba en Vermont, New Hampshire y Maine, que podría registrar hasta 46 centímetros (18 pulgadas) de nieve.

El Servicio Nacional de Meteorología ha advertido que las condiciones en el noreste podrían llegar a "la categoría de tormenta de nieve". En algunas zonas donde nevó había hielo en vez de nieve.

Más al este, el Servicio Nacional de Meteorología en Albany, Nueva York, advirtió que la nieve podría caer a razón de 2,5 a 7,5 centímetros (una a tres pulgadas) por hora, creando "condiciones difíciles o imposibles para viajar" en algunas zonas.

Amtrak canceló algunos trenes el sábado de Chicago a Washington y Nueva York y entre Nueva York y Boston y Pensilvania el domingo.