Un grupo de 376 centroamericanos fue arrestado en el suroeste de Arizona, la mayoría de ellos familias que excavaron hoyos debajo de una barrera para pasar de México a Estados Unidos, informó el viernes la Patrulla Fronteriza.

Los migrantes excavaron debajo de la valla de acero en siete sitios ubicados a unos 16 kilómetros (10 millas) al este de un cruce fronterizo en San Luis, y no hicieron nada para eludir a las autoridades antes de que fueran detenidos. Entre ellos se cuentan 176 niños.

Casi todos los integrantes del grupo son de Guatemala. Fueron llevados a Yuma tras haber ingresado al país el lunes.

El área se convirtió en un corredor importante para los cruces ilegales a mediados de la década de 2000, por lo que el gobierno federal soldó placas de acero a una barrera hecha con bolardos también de acero diseñados para impedir el paso de vehículos, no personas a pie, dijo Jose Garibay III, portavoz de la Patrulla Fronteriza. En esos sitios no hay cimientos de concreto para impedir que se excaven agujeros.

El grupo decidió hacer varios hoyos en un aparente intento para que todo el mundo cruzara la frontera rápidamente, agregó.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza publicó fotos y un video de una larga fila de migrantes aguardando pacientemente a la orilla de un camino sin pavimentar en el desierto después que fueron detenidos.

La Patrulla Fronteriza arrestó a otro grupo de 247 personas el miércoles, en su mayoría integrado por centroamericanos, que se entregaron a los agentes en una zona muy aislada de Nuevo México, donde las autoridades han hallado 25 grupos de más de 100 personas desde octubre. Un grupo de 115 fue encontrado el jueves en esa misma área.

Familias guatemaltecas en grandes números y niños que viajan solos se están entregando a los agentes de inmigración en Antelope Wells, Nuevo México, donde Jakelin Caal, de 7 años, y su padre fueron encontrados el 6 de diciembre junto con otras 161 personas.

Caal comenzó a vomitar en el autobús mientras se dirigían a la oficina más cercana de la Patrulla Fronteriza, a 150 kilómetros (94 millas) de distancia, y para cuando llegaron ya había dejado de respirar. Falleció en un hospital de El Paso, Texas.

El desierto del suroeste de Arizona está menos aislado, pero los arrestos también han aumentado fuertemente tras años de una relativa calma en la zona. El sector en Yuma de la Patrulla Fronteriza hizo 7.857 arrestos en octubre y noviembre, más del doble que el mismo período un año antes.

A pesar de un incremento en la llegada de familias de centroamericanos que solicitan asilo en los últimos meses, el número de detenciones en la frontera continúa siendo bajo en comparación con otras épocas.

La Patrulla Fronteriza efectuó 396.579 arrestos en la frontera con México durante el año fiscal 2018, un incremento del 30% en comparación con el mismo período el año previo _en el cual se había alcanzado el menor nivel en 46 años_, pero aún muy por debajo de un pico de más de 1,6 millones registrado en el 2000.