Un mexicano que encendió un fiero debate de inmigración por su papel en la muerte de una mujer en San Francisco quiere que se anule el fallo que le declaró culpable de un cargo de posesión de un arma de fuego.

Fue el único cargo del que fue condenado, luego que un jurado lo absolvió de asesinato.

José Inez García Zárate había sido deportado cinco veces antes del homicidio y enfrentaba de nuevo un proceso de deportación.

Los abogados de García Zárate presentaron la apelación la semana pasada en una corte estatal. García Zárate dice que él no sabía que tenía una pistola en sus manos porque el arma estaba envuelta en una camiseta cuando se disparó y que él la dejó caer inmediatamente tras recogerla. Argumenta en documentos en la corte que no puede ser declarado culpable de posesión ilegal de un arma de fuego.

García Zárate fue acusado de asesinato y posesión ilegal de un arma de fuego por la muerte de Kate Steinle en julio del 2015. Steinle recibió un disparo en la espalda cuando caminaba con su padre en un muelle de la ciudad lleno de turistas.

García Zárate había sido excarcelado poco antes luego de que fiscales retiraron un cargo de posesión de marihuana que databa de hacía 20 años. Había sido transferido a la cárcel de San Francisco tras cumplir casi cuatro años en un penal federal por reingresar ilegalmente al país.

La policía de San Francisco lo dejó en libertad a pesar de un pedido de funcionarios federales de inmigración de detenerlo hasta que ellos pudiesen recogerlo para deportación. La llamada política de ciudad santuario de San Francisco les prohíbe a las autoridades locales del orden cooperar con la mayoría de las investigaciones federales de inmigración.

La pistola usada en el incidente le pertenecía a un guardabosques del Buró de Administración de Tierras que había reportado que había sido robada de su vehículo estacionado en San Francisco. En el 2017, un jurado absolvió a García Zárate de asesinato, pero lo declaró culpable de posesión ilegal de un arma de fuego y fue sentenciado al tiempo que pasó en prisión en espera de juicio.