Estados Unidos denunció el miércoles que la sentencia de muerte de un hombre canadiense en China fue “políticamente motivada”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y la ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, hablaron el martes y “expresaron sus preocupaciones por las detenciones arbitrarias y la sentencia políticamente motivada de ciudadanos canadienses”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

El lunes, un tribunal chino volvió a sentenciar a Robert Schellenberg a muerte en un sorpresivo nuevo juicio por un caso de narcotráfico.

Freeland y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, han hablado con líderes mundiales sobre el caso de Schellenberg y los casos de dos canadienses arrestados en China al parecer en represalia por el arresto de la ejecutiva china de Huawei Meng Wanzhou.

Canadá arrestó a la hija del fundador de Huawei bajo petición de Estados Unidos, que quiere que sea extraditada para juzgarla por fraude, acusándola de mentir a los bancos acerca de los negocios de la empresa en Irán.

El comunicado, firmado por el vocero adjunto, Robert Palladino, dice que también surgió el caso Meng.

“Enfatizaron su continuo compromiso para que Canadá lleve a cabo un procedimiento legal justo, no partidista y transparente y que se procese la petición de extradición de Estados Unidos con respeto a la señorita Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei”, decía el comunicado.

Canadá se ha enfrascado en una campaña con sus aliados para lograr la liberación del ex diplomático Michael Kovrig y el emprendedor Michael Spavor, quienes fueron detenidos 10 días después del arresto de Meng el 1 de diciembre.

La Casa Blanca había dicho que las detenciones eran “ilegales”, pero el presidente Donald Trump no las ha comentado. Trudeau llamó a Trump la semana pasada para discutir el caso.