Un nuevo bar en Nueva Jersey rechazó el miércoles las acusaciones de que sus normas de vestimenta apuntaban a la gente de color.

El dueño de The Ashford en Jersey City dijo que el cartel sobre vestimenta permaneció en exhibición solamente un día durante la inauguración del bar y fue “un error”.

El cartel prohibía el ingreso de personas con grandes joyas y cadenas, audífonos y pantalones muy anchos o de tiro muy bajo.

Algunos parroquianos acudieron a las redes sociales para calificar el reglamento de racista.

El dueño, Kenny Caulfield, dijo que el reglamento “no tiene absolutamente nada que ver con la raza”.