Los equipos de rescate excavaban el martes un túnel horizontal en una zona montañosa del sur de España para tratar de llegar al fondo de un pozo estrecho y profundo, con la esperanza de encontrar a un niño de dos años que desapareció hace dos días y que se cree que cayó en su interior.

El pozo, de 100 metros (330 pies) de profundidad y que es demasiado estrecho para que entre un adulto, se había abierto el mes pasado durante trabajos de prospección de agua y no estaba señalizado.

El nuevo túnel ayudará a los rescatistas luego de que no lograron extraer la tierra del pozo con maquinaria pesada de succión durante la noche, explicó Maria Gámez, subdelegada del gobierno en la provincia de Málaga.

Una roca dura impidió que la maquinaria bajara más allá de los 80 metros de profundidad, agregó.

El niño desapareció el domingo durante una reunión familiar en una zona montañosa del noreste de la capital provincial.