Irán realizó el martes uno de los al menos dos lanzamientos de satélites que planea pese a las críticas de Estados Unidos, pero no llegó a entrar en órbita, dijo un funcionario.

El cohete que llevaba al satélite Payam no alcanzó la “velocidad necesaria” en la tercera fase del lanzamiento, explicó el Ministro de Telecomunicaciones, Mohammad Javad Azari Jahromi

Las dos primeras etapas del lanzamiento se desarrollaron sin problemas, agregó Jahromi sin ofrecer más detalles. El funcionario dijo que los científicos iraníes continuarán con su trabajo.

Irán había manifestado su intención de colocar dos satélites en órbita, Payam y Doosti, que en farsi significan “mensaje” y “amistad”, respectivamente.

No estuvo claro cómo afectará el fiasco del Payam al lanzamiento del Doosti. Jahromi dijo en Twitter que "Doosti está esperando orbita”.

La televisión estatal iraní mostró imágenes de un reportero narrando el lanzamiento del cohete Simorgh, gritando por encima de su rugido y diciendo que envió "un mensaje de orgullo, autoconfianza y fuerza de voluntad de los jóvenes iraníes al mundo”.

Las imágenes mostraron como el cohete se convertía en apenas un punto de luz en el cielo oscuro y no el momento de su fallo. Los comentarios de Jahromi sobre un problema en la tercera fase sugieren que algo fue mal luego de que el proyectil sacó al satélite fueron la atmosfera terrestre.

El Simorgh, que significa "fénix" en farsi, había sido empleado antes en otros lanzamientos de satélites. Es más grande que el modelo que utilizaba antes Teherán, conocido como Safir o "embajador".

Irán suele mostrar sus logros espaciales en febrero, coincidiendo con el aniversario de la Revolución Islámica de 1979. Este año, el país conmemorará su 40 aniversario ante la creciente presión del gobierno estadounidense de Donald Trump.

A principios de mes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que los planes de Irán para mandar satélites al espacio demostraban el desafío de la República Islámica a una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que insta a que no realice ninguna actividad relacionada con misiles balísticos con capacidad para armas nucleares.

Irán insiste en que los lanzamientos no violan la resolución.