La hermana de la asesinada concejal brasileña Marielle Franco expresó el lunes sus dudas de que un nuevo gobernador derechista tenga un compromiso verdadero con la resolución del caso. Al cumplirse 10 meses exactos de la muerte de Franco y su chofer, su hermana Anielle Franco declaró que la conducta reciente del gobernador Wilson Witzel es "preocupante".

Durante la campaña, Witzel participó en un mitin donde otros dos candidatos exhibieron orgullosamente los trozos de un cartel callejero hecho en honor a Franco y que ellos rompieron. "Por supuesto estamos preocupados por esta administración", dijo Anielle Franco, sentada junto con su madre Marinete Silva en una conferencia organizada por Amnistía Internacional. "El gobernador actual tomó parte en ese acto de vandalismo".

Tanto la familia como representantes de Amnistía Internacional dijeron que habían solicitado un encuentro con Witzel, quien asumió el cargo el 1 de enero.

Witzel ha señalado que él no participó en el rompimiento del cartel y no lo mencionó en ese evento. Witzel, exjuez y miembro del partido del presidente Jair Bolsonaro, prometió durante la campaña luchar contra la delincuencia, incluso mediante el uso de francotiradores que puedan ultimar a quien porte un fusil automático.

La semana pasada, Witzel dijo que las autoridades estaban cerca de resolver el crimen de Franco, aunque hasta la fecha, nadie ha sido arrestado.

Franco, quien era lesbiana y de raza negra, abogaba en pro de causas para defender a la gente de color y los homosexuales. Originaria de Mare, uno de los barrios más duros de Río de Janeiro, Franco también era una fuerte crítica de la violencia policial. La policía de Río de janeiro es una de las más letales del mundo.

Franco y su chofer, Anderson Gomes, fueron acribillados en su automóvil el 14 de marzo luego que Franco habló en un foro sobre cómo dar más poder a mujeres de raza negra.

Para muchos habitantes de Brasil, uno de los países del mundo con mayor desigualdad social, Franco era símbolo de esperanza, en parte porque es inusual allí que una mujer negra de un barrio pobre alcance tal protagonismo político. Su crimen provocó días de protestas en Brasil e incluso en otros países.

Sin embargo, desde el comienzo el caso ha estado plagado de filtraciones de todo tipo, desde los detalles del crimen a los nombres de las personas investigadas.

___

El periodista de The Associated Press Marcelo Silva de Sousa en Río de Janeiro contribuyó para este despacho