La Organización de Estados Americanos activó el viernes la Carta Democrática Interamericana contra Nicaragua para analizar la crisis institucional que atraviesa esa nación centroamericana y que ha dejado más de 300 muertos.

A continuación una explicación del procedimiento y de las consecuencias que una eventual suspensión de la OEA podría significar para Nicaragua.

LA CARTA DEMOCRÁTICA INTERAMERICANA

El instrumento adoptado por los países del continente en 2001 para proteger a la democracia establece los pasos para que la OEA atienda rupturas del orden democrático.

El organismo ya dio el primer paso en ese proceso al celebrar un Consejo Permanente extraordinario para escuchar una ponencia del secretario general Luis Almagro sobre lo que él considera como violaciones al estado de derecho del gobierno del presidente Daniel Ortega antes y durante las protestas iniciadas en abril de 2018.

PRÓXIMOS PASOS EN LA CARTA DEMOCRATICA INTERAMERICANA

Los 34 estados miembros de la OEA ya iniciaron una “apreciación colectiva” de la crisis en Nicaragua a nivel de embajadores que conforman el Consejo Permanente. Esa instancia puede realizar iniciativas diplomáticas para promover la normalización de la institucionalidad y si esas iniciativas fallan, puede elevar el caso a una Asamblea General, o reunión de cancilleres, quienes pueden intentar iniciativas adicionales y podrían optar por suspender al país de la organización, siempre que 24 países apoyen la moción.

PAISES QUE YA HAYAN SIDO SUSPENDIDOS DE LA OEA

La OEA ha suspendido solamente a dos naciones. Cuba fue suspendida en 1962 y Honduras en 2009 tras un golpe de estado militar contra el presidente Manuel Zelaya en 2009.

La OEA eliminó la suspensión para Cuba en 2009, pero la isla comunista ha evitado incorporarse al organismo. Honduras pudo reintegrarse en 2011 una vez superada la crisis política que llevó al BID y al Banco Mundial a congelar temporalmente sus desembolsos en esa nación centroamericana.

CONSECUENCIAS POLITICAS PARA UN PAIS SUSPENDIDO

La suspensión de la OEA convierte al país en un paria regional y le impide participar en los diferentes organismos del sistema interamericano, lo que supondría un obstáculo formidable para perseguir sus prioridades en política exterior. Cada estado miembro estaría en libertad de manejar su relación bilateral (si mantiene o no relaciones diplomáticas y a qué nivel) con el país suspendido.

CONSECUENCIAS ECONOMICAS PARA UN PAIS SUSPENDIDO

Pese a que el Banco Interamericano de Desarrollo se fundó oficialmente en 1959 cuando la OEA redactó su Convenio Constitutivo, un cambio en el estatus de la membresía en la OEA no tiene un efecto automático en la membresía del BID. Tampoco hay estipulaciones contractuales de préstamo o políticas que aceleren el repago de préstamos, suspendan elegibilidad para otros préstamos, o que requieran que un país miembro mantenga una relación específica con la OEA. Sin embargo, los 48 países miembros representados en el Directorio Ejecutivo del BID tienen la autoridad final para suspender los desembolsos a un país prestatario, como ocurrió con Honduras en 2009. Hasta diciembre de 2018, la cartera activa de préstamos de inversión del BID en Nicaragua tenía un saldo por desembolsar de 602 millones de dólares.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como https://twitter.com/luisalonsolugo