El gobierno de México ha escuchado a la opinión pública respecto al proyecto de la Guardia Nacional y la pondrá bajo un mando civil, afirmó el viernes el secretario de Seguridad Pública Alfonso Durazo.

Originalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador había dicho que el ejército estaría a cargo de la nueva Guardia Nacional, pero Durazo dijo a diputados que el mandatario ha cambiado de parecer.

Los detractores argumentan que el gobierno está desistiéndose de reformar las fuerzas policiales para adoptar una estrategia que mantendría al ejército en las calles. Tener a la Guardia Nacional bajo el mando de la Secretaría de Seguridad Pública, parece admitir tales críticas.

El Congreso de México debate la propuesta y se requerirán reformas constitucionales para su formación.