La recuperación de la jueza Ruth Bader Ginsburg luego de una operación por cáncer está “encaminada” y no requerirá mayor tratamiento, informó la Corte Suprema el viernes. Pero la jueza de 85 años no podrá asistir a las audiencias de la semana próxima.

La vocera Kathy Arberg dijo que los médicos confirmaron su evaluación inicial, de que no había restos del tumor en su organismo después de la operación.

La jueza de mayor edad de la corte fue operada hace tres semanas para extirparle tumores malignos del pulmón izquierdo. Recibió el alta cuatro días después, y desde entonces convalece en su hogar.

Ginsburg fue tratada por cáncer en 1999 y nuevamente en 2009.