Filipinos realizan procesión pese a ataques de Duterte

Una enorme multitud de católicos filipinos, en su mayoría descalzos, participaron el miércoles en una ruidosa procesión detrás de una imagen de varios siglos de un Cristo negro, a pesar de los...

Una enorme multitud de católicos filipinos, en su mayoría descalzos, participaron el miércoles en una ruidosa procesión detrás de una imagen de varios siglos de un Cristo negro, a pesar de los temores al terrorismo y los ataques del presidente Rodrigo Duterte a la fe católica.

La policía dijo no tener conocimiento de una amenaza concreta, pero envió más de 9.000 agentes, incluidas unidades antiexplosivos y un helicóptero, para dar seguridad a la procesión anual del Nazareno Negro por las calles de Manila. Se preveía la participación de unas 5 millones de personas en la procesión que se desarrolla desde el amanecer hasta medianoche.

Unos 800.000 devotos asistieron a una misa y las primeras horas de la procesión, dijo el director de la policía nacional, Oscar Albayalde. Decenas de miles se fueron sumando después a uno de los eventos religiosos más masivos de Asia.

Las autoridades prohibieron las bebidas alcohólicas y la portación de armas y bloquearon las señales de teléfonos celulares.

Muchos devotos trataban de acercarse por la fuerza al carruaje que transportaba la imagen, de tamaño natural. Arrojaban pequeñas toallas a los voluntarios en el carruaje, tirado con sogas, para que frotaran la imagen ante la creencia de que la imagen tiene poderes para curar enfermedades.

La pasión religiosa ocupa el centro de la escena debido a los ataques del presidente Duterte a la Iglesia, la fe y los obispos, fuertemente críticos de las matanzas provocadas por la represión a los carteles de las drogas. En junio, Duterte calificó a Dios de "estúpido" y ofreció renunciar si alguien le demuestra que Dios existe.

Se cree que la imagen de Cristo coronado de espinas y cargando una cruz fue transportada de México a Manila por misioneros españoles en 1606. El buque se incendió, pero la imagen de madera sobrevivió, aunque chamuscada. Muchos creen que el haber sobrevivido a terremotos y los intensos bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial es la prueba de sus poderes.