Rebeldes chiíes de Yemen y las fuerzas del gobierno intercambiaban fuego de artillería en áreas del sur de Hodeida, ciudad ubicada al lado del Mar Rojo, poniendo en riesgo un débil cese del fuego, dijeron funcionarios de seguridad el sábado.

Según las autoridades, ambos lados se culparon por la violencia armada y reforzaron sus fuerzas en la ciudad en violación de la tregua negociada por Naciones Unidas que se acordó el mes pasado en Suecia.

La violencia ocurrió el mismo día que el enviado de la ONU Martin Griffiths llegó a Saná en su primera visita a Yemen desde las negociaciones de Suecia.

Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para hablar con los medios.

La guerra de Yemen comenzó en 2014, cuando los rebeldes conocidos como hutíes tomaron Saná. Una coalición liderada por Arabia Saudí intervino en el conflicto un año después, peleando junto a las fuerzas del gobierno.