El rey de España dedica a los jóvenes su discurso navideño

El rey de España hizo el lunes una defensa sólida de la Constitución española cuatro décadas después de que ésta se forjó como salida de la dictadura y apeló a la juventud del país a recordar sus...

El rey de España hizo el lunes una defensa sólida de la Constitución española cuatro décadas después de que ésta se forjó como salida de la dictadura y apeló a la juventud del país a recordar sus beneficios mientras construyen el futuro.

En su discurso anual de Nochebuena, Felipe VI animó a preservar la cohesión y el acuerdo social que surgió con la democracia de la mano de la constitución de 1978 y señaló que la ley máxima del país “no es inerte”, en un aparente guiño a las llamadas a reformarla.

Sin embargo, recordó a las nuevas generaciones la fragilidad de aquel consenso post-dictadura. Felipe señaló que “la convivencia, que siempre es frágil, no lo olvidemos, es el mayor patrimonio que tenemos los españoles, la obra más valiosa de nuestra democracia, y el mejor legado que podemos confiar a las generaciones más jóvenes”.

“Por ello”, continuó el monarca de 50 años, “debemos evitar que se deteriore o se erosione, debemos defenderla, cuidarla, protegerla y hacerlo con responsabilidad y convicción”.

El discurso anual, retransmitido por televisión y en redes sociales a la misma hora en la que muchas familias españolas se reúnen en torno a la mesa para celebrar la víspera de Navidad, suele ser ampliamente comentado por los representantes políticos.

La atención fue máxima el pasado año porque el discurso llegó apenas dos meses después de la mayor crisis de la política española desde el final de la dictadura de Francisco Franco, cuando una declaración de independencia unilateral en Cataluña puso contra las cuerdas a los gobernantes.

Felipe, criticado y alabado por unos y otros por la dureza que exhibió en su condena del independentismo catalán, pasó este año de puntillas sobre esta cuestión, mencionando solo la necesidad de respetar las leyes básicas del país.

Se detuvo sin embargo, aunque brevemente, en destacar la lacra de la violencia contra las mujeres --“que merece”, señaló, “la repulsa más enérgica para erradicarla de nuestra vida”-- y la necesidad de asegurar la igualdad entre géneros.

No obstante, se centró en subrayar su mensaje a los más jóvenes, a quienes instó a “que eviten el resentimiento, porque estas actitudes son lo peor de nuestra historia”.

También les dijo que comprende las dificultades que muchos de ellos atraviesan para encontrar empleo o para conciliar la vida laboral con la familiar: “Os tenemos que ayudar a que podéis construir vuestro proyecto de vida”, dijo el monarca.

Felipe asumió el trono en España en 2014 cuando su padre, el rey emérito Juan Carlos I, abdicó en medio de un torbellino de escándalos en el seno de la familia real que erosionaban la imagen y el apoyo de los españoles a la Corona.

Felipe y su esposa, la reina Letizia, han cuidado al detalle la imagen de su reinado pero no existen datos fehacientes de su popularidad porque el Centro de Investigaciones Sociológicas, el instituto oficial de encuestas, dejó de preguntar por este tema a los españoles en 2015.