El presidente Evo Morales tildó de “injerencia” un reciente pronunciamiento del Departamento de Estado de Estados Unidos en el que pidió respeto a la constitución boliviana y al voto popular que prohíben la postulación del mandatario a un cuarto mandato.

“Estados Unidos y políticos serviles de derecha tratan de frenar nuestra candidatura con mentiras y desprestigio... hoy dicen estar preocupados por la democracia. Bolivia es soberana y repudia toda injerencia”, respondió Morales en su cuenta de Twitter.

En una nota de prensa firmada por el portavoz adjunto Roberto Palladino, el Departamento de Estado dijo que “Estados Unidos apoya una democracia saludable en Bolivia que respete la constitución y la voluntad del pueblo”.

En el poder desde 2006, Morales aprobó una constitución que sólo permite la reelección continua una vez. En 2016 un referendo convocado por el mismo gobierno rechazó la reforma a favor de una cuarta reelección. No obstante, el gobernante Movimiento al Socialismo logró que el Tribunal Constitucional avalará la postulación de Morales para las elecciones de 2019.

Partidos de oposición y organizaciones ciudadanas han realizado protestas callejeras para reclamar el cumplimiento del voto ciudadano. Las protestas se tornaron violentas la semana pasada con la quema de oficinas del Tribunal Electoral después de que el juez supremo electoral avalara la postulación de Morales.

La Unión Europea también ha manifestado su preocupación por la situación boliviana.

“No aceptamos la intervención de otros países en temas que sólo les interesan a los bolivianos”, dijo por su parte el canciller Diego Pari.