Combatientes sirios kurdos toman Hajin, ultimo feudo de EI

Combatientes kurdos respaldados por Estados Unidos capturaron el viernes la última localidad en manos del grupo extremista Estado Islámico, tras días de intensos combates en el único enclave de la...

Combatientes kurdos respaldados por Estados Unidos capturaron el viernes la última localidad en manos del grupo extremista Estado Islámico, tras días de intensos combates en el único enclave de la milicia radical en el este de Siria, según activistas.

La caída de Hajin es un revés para los extremistas. La ciudad era su principal bastión en su último reducto territorial en el este del país, cerca de la frontera con Irak. El sigue controlando algunas aldeas cercanas.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por kurdos, llevaban más de tres meses luchando para recuperar Hajin y localidades próximas en la provincia de Deir el-Zour. En las últimas semanas, la ofensiva se había intensificado con la llegada de refuerzos desde el norte de Siria.

Las FDS tomaron Hajin en la madrugada del viernes tras intensos combates bajo la cobertura de ataques aéreos de la coalición liderada por Washington, explicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea el conflicto sirio. Algunos efectivos de la milicia radical se retiraron a las aldeas y los enfrentamientos continuaban en los campos de las afueras de la ciudad, agregó.

El activista Omar Abu Layla, del grupo de control DeirEzzor 24 y asentado en Europa, confirmó la conquista de la localidad y agregó que algunos extremistas seguían atrincherados en pequeños bolsillos en los límites de la ciudad.

Las discrepancias sobre la jerarquía y los puestos entre combatientes sirios e iraquíes ayudaron a “acelerar el colapso” de las defensas de EI en Hajin, explicó Aby Layla.

Nuri Mehmud, vocero de la milicia siria kurda Unidades de Protección Popular o YPG _ el principal integrante de las FDS _, dijo que había “intensos combates” en pequeñas partes de la localidad.

En la zona viven unas 15.000 personas, incluyendo 2.000 combatientes de EI que presentaron batalla con contraofensivas y ataques suicidas. En los últimos días, cientos de civiles pudieron huir del enclave a través de las zonas controladas por las FDS al este del río Éufrates y las regiones gubernamentales de la orilla oeste.

El Consejo Democrático Sirio, el ala política de las FDS, denunció la amenaza de una operación militar de Turquía contra las YPG e hizo un llamado a sirios de todas las etnias y religiones para unirse ante una posible agresión de Ankara.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, incrementó el viernes sus críticas al respaldo de Washington a las fuerzas sirias-kurdas, diciendo que Turquía despejará Manbij, una ciudad clave del norte de Siria. Durante el verano, los dos aliados en la OTAN trazaron una “hoja de ruta” para sacar de Manbij a YPG, que según Ankara es una organización terrorista ligada a la insurgencia en suelo turco.

Erdogan alegó que Washington no ha cumplido su promesa de sacar a las YPG del este del Éufrates.

"Si no los sacan ustedes, nosotros entraremos también a Manbij", dijo. Estados Unidos tiene tropas en la localidad, de donde se expulsó a EI en 2016, y Washington y Ankara iniciaron recientemente patrullas conjuntas en torno a la ciudad.

___

El periodista de The Associated Press Zeynep Bilginsoy contribuyó a este despacho desde Estambul.