Hungría: Manifestantes chocan con policías en el Parlamento

Unos cuantos miles de manifestantes antigubernamentales confrontaron el jueves a la policía frente al parlamento húngaro, y tuvieron que retirarse brevemente después de que los agentes rociaron gas...

Unos cuantos miles de manifestantes antigubernamentales confrontaron el jueves a la policía frente al parlamento húngaro, y tuvieron que retirarse brevemente después de que los agentes rociaron gas lacrimógeno y aerosol pimienta para controlar la protesta.

Después de marchar por partes del centro de Budapest, algunos de los manifestantes ignoraron los llamados a mantener la calma durante la protesta y volvieron a la Plaza Kossuth, donde arrojaron botellas y bombas de humo a los agentes antimotines que resguardaban el parlamento. Dos policías resultaron heridos, informaron las autoridades.

Los manifestantes gritaron consignas en contra del primer ministro Viktor Orban, a quien se le había pedido que se opusiera a los cambios recientes en el código laboral que, según los sindicatos y otros detractores, perjudicarán a los trabajadores.

“Ya basta de mentiras, ya basta de Orban y de esta suciedad”, dijo Eva, una residente de Budapest que se negó a dar su apellido. “Quisiéramos transparencia, honor y luz en este país, no esta penumbra y oscuridad”.

Los manifestantes, entre los que había varios estudiantes universitarios, también se expresaron en contra del cierre de una universidad financiada por George Soros, los intentos de limitar la libertad académica y lo que perciben como un aumento en la corrupción.

La noche del miércoles se realizó una protesta similar después de que los legisladores del partido gobernante Fidesz, y su pequeño aliado el Partido Popular Demócrata Cristiano, aprobaron enmiendas al código laboral. Los legisladores de oposición intentaron sin éxito impedir la votación al sonar silbatos y sirenas y bloqueando el acceso al estrado.

Gergely Gulyas, jefe de despacho de Orban, acusó a los manifestantes de ser “gente” de Soros y dijo que demostraron un “abierto odio anticristiano” durante la protesta del miércoles, en la que 34 personas fueron arrestadas.