El consorcio internacional que realizó la ampliación del Canal de Panamá, liderado por la española Sacyr, deberá devolver a la vía interoceánica 847 millones de dólares que recibió en concepto de anticipos durante los trabajos de construcción de las nuevas esclusas.

Un laudo arbitral de la Cámara de Comercio Internacional con sede en Miami determinó que el consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUP) deberá pagar a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) los anticipos entregados en 2009 al comenzar la obra y que ascienden a 547 millones de dólares. Asimismo, contempla los adelantos adicionales por la suma de 299 millones de dólares entregados al consorcio cuando enfrentaba problemas de liquidez en 2014.

Además de Sacyr, el consorcio que construyó las nuevas esclusas para el paso de buques con mayor dimensión lo integran la italiana Salini-Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana S.A.

La disputa se originó cuando el contratista pidió a un tribunal arbitral que declara que los adelantos otorgados por la ACP no habían vencido, con lo cual no eran exigibles por la ACP hasta que la totalidad de sus reclamos fueran resueltos. El tribunal determinó que los anticipos debían entregarse de acuerdo a lo establecido originalmente. El contrato entre GUPC y ACP establecía la fecha de junio de 2018 para la devolución de los anticipos.

Las autoridades del canal dijeron en un comunicado que continuarán ejerciendo todas las acciones que en derecho le asisten para el cobro inmediato de dichos adelantos, que se encuentran pendientes de pago, y que se encuentran debidamente garantizados por cartas de créditos y garantías corporativas. Por su parte, la española Sacyr dijo en un comunicado que el consorcio GUPC respeta el laudo arbitral emitido en la víspera, el cual no afecta al resto de procesos arbitrales en curso sobre el fondo de las otras reclamaciones, y agregó que frente a las obligaciones financieras que el laudo ha establecido “Sacyr firmó un crédito sindicado de 225 millones de euros por un periodo de 5 años con 2 de carencia que permitirá afrontar la devolución de la parte de los anticipos que le corresponden como accionista de GUPC”.

El canal ampliado, cuyo costo superó los 5.250 millones de dólares, comenzó a operar en junio de 2016. La ruta fue construida por los Estados Unidos en 1914 y transferida a Panamá a fines de 1999.

Por la vía transita el 5% del comercio marítimo mundial. Estados Unidos y China son los principales usuarios de la ruta interoceánica.