La dirigente de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, defendió el jueves el acuerdo en que se limita a cuatro años la gestión de todo presidente de la cámara, y con el cual ella se asegura el cargo en el próximo Congreso.

Pelosi desestimó creencias de que se está autolimitando, afirmando que cuatro años “es bastante tiempo”.

Pelosi habló en conferencia de prensa al día siguiente de haber concertado el pacto con cuatro legisladores disidentes que habían exigido un nuevo liderazgo.

Pelosi llevaba semanas resistiendo las exigencias de sus rivales de que renuncie o que se le imponga un límite al cargo, afirmando que ello la dejaría en posición debilitada y sin poder de negociación. Pero el miércoles finalmente cedió y accedió a un pacto que prácticamente asegura que se alzará con la tutela de la cámara cuando se realice la votación el 3 de enero.

“¿Qué dices, cuatro años? No, yo no creo que eso es debilidad”, dijo Pelosi, legisladora por California de 78 años de edad.

Entre los demócratas se dice que el acuerdo augura el retorno de Pelosi al cargo que ostentó entre 2007 y 2011, la vez última en que su partido controló la cámara, y la primera en que una mujer ocupaba ese puesto.

Con ello, Pelosi está a punto de ser la política demócrata más poderosa y la punta de lanza en cualquier enfrentamiento con el presidente Donald Trump en los años venideros, hasta la campaña para las elecciones presidenciales y legislativas del 2020. Será ella también la que guiará a la nueva generación de legisladores que han entrado en funciones este año y muchos de los cuales son jóvenes, mujeres, o de minorías étnicas.

El pacto además pone fin a una incómoda pugna de poderes a lo interno del Partido Demócrata que estalló el día de las elecciones, cuando los demócratas ganaron 39 escaños en la cámara baja y obtuvieron así el control de esa instancia. Fue el mayor éxito político de los demócratas en la Cámara de Representantes desde 1974.

Los demócratas han estado concentrados en tratar de lograr la aprobación de nuevas iniciativas en el 2019, especialmente en las áreas de salud, empleo, aumentos salariales, e infraestructura. Contemplan además investigar a Trump y la campaña presidencial del 2016.