El gobierno del presidente Donald Trump anunció el jueves un fuerte giro en su estrategia hacia África para contrarrestar las prácticas “depredadoras” de China y Rusia, que han “deliberada y agresivamente puesto en la mira a sus inversiones en la región para obtener una ventaja competitiva”.

El asesor de seguridad nacional John Bolton planteó una nueva estrategia en una conferencia en la Fundación Heritage, diciendo que Estados Unidos ahora escogerá con más cuidado a sus socios africanos. Atacó específicamente a China, acusándolo de empuñar “sobornos, acuerdos oscuros y el uso estratégico de la deuda para tener a estados en África sujetos a los deseos y exigencias de Beijing”.

Rusia, afirmó, también “busca aumentar su influencia en la región a través de acuerdos económicos corruptos”.

Los esfuerzos de Rusia y China en el continente africano, dijo, “entorpecen” su crecimiento económico.

Los críticos se muestran escépticos porque la presidencia de Trump ha tardado mucho tiempo en anunciar la incitativa para contrarrestar la creciente influencia de China en África, y el presidente es bien conocido por sus comentarios denigrantes sobre el continente que es hogar de 1.200 millones de personas.

Dirigiéndose a los miembros de Congreso el miércoles, el subsecretario de Estado Tibor Nagy advirtió la creciente influencia económica, militar y política de China en África, un continente con unas de las economías que crecen más rápidos y recursos naturales con un valor de billones de dólares.

“Debemos seguir siendo una opción positiva y aclarar que comprometerse con Estados Unidos significará mayor prosperidad y seguridad para África”, dijo Nagy al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

Bajo la nueva estrategia “África próspera”, dijo Bolton, “motivaremos a los líderes africanos a escoger proyectos de inversión extranjera de alta calidad, transparentes e incluyentes, incluidos aquellos de Estados Unidos”.

___

Anna reportó desde Johannesburgo.