El Parlamento ruso ha anunciado que habrá un concurso de música rap en un momento en que se han tomado medidas severas contra la música contemporánea que evocaron la censura artística de la época soviética.

Recientemente se han cancelado los conciertos de una docena de raperos después de advertencias de las autoridades que afirman que su música promueve los valores equivocados. Al menos tres músicos han sido detenidos.

En un gesto simbólico de reconciliación, la Duma Estatal anunció el jueves que organizará un concurso para la mejor canción de rap cuyo tema sean los viajes en Rusia. El ganador, según el legislador Mijail Degtyarev, ganará un viaje alrededor de algunas ciudades rusas.

“Queremos darles una plataforma para una discusión abierta y enfatizar las oportunidades, así como las desventajas, de este o aquel pueblo”, dijo.

El rap ha surgido como uno de los géneros populares más exitosos entre los jóvenes rusos gracias a su honesta representación de las realidades diarias y su fuerte crítica contra el gobierno.

El mes pasado, un rapero conocido como Husky, cuyos videos tienen más de 6 millones de vistas en YouTube, fue arrestado por montar una presentación improvisada después de que cancelaran su concierto en la ciudad sureña de Krasnodar.

Al dúo electrónico IC3PEAK le cancelaron seis de sus 11 conciertos, y el 1 de diciembre fueron detenidos brevemente en una ciudad siberiana.

En un afán de no enemistarse con los jóvenes, en días recientes los altos funcionarios rusos se distanciaron de los arrestos y cancelación de conciertos.