Las partes beligerantes yemeníes acordaron el jueves, tras una semana de conversaciones de paz en Suecia, un cese de fuego provincial en Hodeida y el retiro de sus tropas de la disputada ciudad portuaria, informó el secretario general de las Naciones Unidas.

Antonio Guterres agradeció a las delegaciones yemeníes por lo que llamó “un paso importante” y “un verdadero avance hacia futuras conversaciones para poner fin al conflicto”.

“Gracias por venir aquí a discutir un futuro mejor para Yemen”, dijo Guterres a los delegados durante la ceremonia de clausura de las conversaciones en la población sueca de Rimbo. Añadió que se prevé una próxima ronda de negociaciones para enero.

En la guerra están enfrentados el gobierno yemení, que cuenta con reconocimiento internacional y está respaldado por Arabia Saudí y países aliados, contra unos rebeldes chiís respaldados por Irán llamados hutíes.

La guerra ha desembocado en una de las peores crisis humanitarias del mundo. Unos 22 millones de los 29 millones de habitantes de Yemen están urgidos de asistencia humanitaria, según la ONU. Los bandos beligerantes llevan meses enfrascados en una cruenta pugna en torno a Hodeida.

“Este es apenas el comienzo”, expresó Guterres.

Las negociaciones mediadas por la ONU contaban con escasas probabilidades de lograr un cese inmediato de los combates, pero en la semana registraron un éxito incipiente al lograr un acuerdo para el canje de unos 15.000 prisioneros que tendrá lugar en las próximas semanas, a más tardar el 20 de enero.

Ambas partes expresaron esperanzas de haber creado gestos de buena voluntad para un futuro diálogo, aunque no queda claro si han aprobado un borrador de acuerdo entregado el día anterior para su consideración por el enviado de la ONU Martin Griffiths.

Griffiths ha dicho anteriormente que deseaba resolver la disputa en torno a Hodeida para que puedan realizarse por allí los envíos de ayuda humanitaria.

___

Rohan reportó desde El Cairo.